Los servidores de Nintendo establecidos en Estados Unidos fueron atacados hace varias semanas, aunque no se produjo un robo de datos, según ha informado la compañía.

Nintendo es otra de las víctimas de los cíbercriminales. En abril de este año, los piratas informáticos, aún sin identificar, consiguieron entrar en los servidores de Sony, poniendo en peligro los datos personales de 100 millones de sus clientes.

El servidor no tenía información de consumidores. La protección de nuestra información sobre los consumidores es nuestra máxima prioridad. Vigilamos constantemente nuestra seguridad", dijo Nintendo of America, la filial estadounidense, en un comunicado enviado por correo electrónico.

LOS RESPONSABLES

El grupo de 'hackers' Lulzsec confirmó que había atacado Nintendo, según un comunicado difundido por Twitter.

Este es el mismo grupo, que la semana pasada entró en los servidores que administran las páginas web de Sony Pictures Entertainment, se ha atribuido la autoría de ataques contra la televisión pública estadounidense PBS y Fox.com. Y según algunos rumores, son también los responsables de algunos ataques hechos al FBI.

Lulzsec dijo, vía Twitter, que se había llevado un archivo, pero que "no teníamos intención de causar ningún daño. En cualquier caso, Nintendo ya lo había arreglado".

Para el martes 7 de junio, se espera que Nintendo presente su nueva consola de videojuegos, la Wii 2. Será la primera consola que sacará al mercado en los últimos cinco años.