Google ha firmado un acuerdo con el Gobierno francés con el que sella la paz con los editores de periódicos galos, que reclamaban una compensación por la utilización de sus informaciones en los motores de búsqueda de la compañía estadounidense.

"Francia está orgullosa de haber alcanzado un acuerdo con Google", dijeron fuentes del Elíseo en sus cuentas de Twitter, después de que el presidente francés, François Hollande, sellara el acuerdo en presencia del presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt.

El acuerdo contempla la creación por parte de Google de un fondo de hasta 60 millones de euros para la transición de la prensa gala al entorno digital.

El acuerdo también contempla que Google estrechará "su asociación con los editores franceses para ayudar a aumentar sus ingresos en línea utilizando nuestra tecnología de publicidad", apuntó la compañía en un comunicado.

París y Google llevan desde el pasado mes de octubre analizando una compensación para los editores franceses por la utilización de sus derechos de autor por parte del buscador. Unas negociaciones que se endurecieron el 17 de enero cuando François Hollande anunció que los contenidos aportados por la prensa francesa que se usan en internet debían ser remunerados, y llegó a adelantar que gravaría a los que se benefician de ellos, bien mediante un acuerdo negociado o con una medida gubernamental.

Hollande se refirió a ello como la "tasa Google", que implica que los buscadores compensen a los editores por el uso de sus noticias en la red. El presidente puntualizó que existían negociaciones entre las partes implicadas y que si no se alcanzaba un acuerdo impondría una medida legislativa y fiscal.

La "tasa Google" es una vieja reivindicación de los editores franceses, que consideran que los buscadores, y en especial Google, que tiene en Europa 90% del mercado de búsquedas, se benefician de la calidad de sus contenidos para generar ingresos publicitarios. Un acuerdo que sigue los pasos dados por Bélgica, que en diciembre logró un compromiso de Google para colaborar con los grupos de medios nacionales e impulsar sus ingresos en internet.

En Alemania, el gobierno estudia la aprobación de una legislación que proteja los derechos de autor frente a los buscadores.

La paz entre Google y los editores franceses se produce el mismo día en el que se conoce que Google ha enviado sus propuestas a la UE para evitar ser sancionada por prácticas contra la competencia. Así lo ha reconocido el comisario de Competencia, Joaquín Almunia. En caso de que estas propuestas no satisfagan a Bruselas, Google podría enfrentarse a una multa de 3,000 millones, el 10% de su facturación. Ahora se espera que la CE recabe la opinión de los rivales del buscador.

Icomp, cuyos miembros incluyen a algunos de los 20 denunciantes del buscador, como Microsoft, Foundem, Hot-map, Streetmap y Nextag, dijo estar complacido de que Google haya ofrecido finalmente una propuesta de acciones para abordar su cuota dominante de más del 90% en el mercado europeo de búsquedas y de publicidad de búsquedas.

"Pero, necesitamos estar diligentes para asegurar que estas propuestas son efectivas y pueden ser seguidas de cerca para asegurar su cumplimiento". Icomp recordó que para que cualquier solución sea considerada un éxito han de satisfacer las áreas de preocupación relacionadas con las prácticas de Google que destacó Almunia en 2012, y que se refieren a que el gigante de internet favorece supuestamente sus servicios de búsqueda sobre los de sus rivales, impide que sus clientes puedan llevarse sus campañas publicitarias a otros sitios web y a que se aprovecha de contenidos de terceros. "Está claro que las propuestas han de cubrir cada una de estas áreas y deben ser reforzadas por medidas que aseguren su ejecución y transparencia".

En alianza informativa con

MFH