Luisito Comunica estaba “flipando“ por poder subir un video a YouTube en menos de tres minutos mediante la conexión a internet provista por una Google Station, el nuevo servicio gratuito de Google que lleva internet de alta velocidad a centros comerciales, aeropuertos y estaciones de autobús ADO en casi toda la República Mexicana. Lo que a Luisito no le preocupó fue que en realidad no sabía a qué velocidad se estaba conectando ni la seguridad de la red en la que subió su video.

Google Station es un producto más de la estrategia Next Billion Users, con la que la compañía californiana busca llegar a los siguientes 1,000 millones de usuarios de internet, la mayoría de los cuales se encuentra en países emergentes, como México, la India o Brasil. Para acceder al servicio solo es necesario acercarse a una de las 56 locaciones distribuidas en la mayor parte del territorio mexicano, a excepción de estados como Baja California, Sonora, Colima, Michoacán, entre otros, seleccionar la opción Google Station en las opciones de wifi disponibles y ver un video de los socios publicitarios de Google, que en este caso es Liverpool.

En el caso de la Ciudad de México, donde se concentra la mayor proporción de estaciones, estas se ubican en puntos como los centros comerciales Galerías Perisur, Paseo Oasis y en la estación de autobuses TAPO ADO.   

De acuerdo con Anjali Joshi, vicepresidenta de Product Management de Next Billion Users,  Google Station se suma a esfuerzos que han tenido éxito en países en desarrollo, como las aplicaciones Datally y Files Go, y puso el ejemplo de la India, en donde el asistente de Google, que puede ser utilizado en teléfonos de gama baja, con una capacidad menor a 1 GB de RAM ha tenido una aceptación general entre la población, por encima de los smartphones.

México es el tercer país al que la compañía lleva Google Station, después de la India, donde 8 millones de persona usan este servicio al mes, e Indonesia y es el primero en la estrategia de la compañía para acercarse a la población de América Latina, por lo que se alió con la empresa mexicana Sitwifi, que tiene 10 años de experiencia ofreciendo servicios de conectividad WiFi VoIP y CCTV para sectores como el educativo, hotelero y corporativo.

La seguridad es una preocupación

Al conectarse a una red pública como la que ofrecen las Google Station, siempre surgen dudas con respecto a la seguridad de los equipos y la información de quienes se conectan a ella.  De acuerdo con Joshi, no es necesario que los usuarios ingresen ningún tipo de información para conectarse, además de que la seguridad es una prioridad para la compañía no solo en este producto sino en todos los que ofrece.

“Google está muy preocupado por la seguridad no solo en el caso de las redes wifi, sino para todos los productos que ofrecemos ajes. Trabajamos con varias organizaciones para garantizar la seguridad y en particular para el caso de las redes wifi, los datos están encriptados desde el punto de acceso hasta la fuente”, dijo Anjali Joshi.      

Pese a que es obligación de los proveedores de servicios de internet ofrecer todos los detalles de la conexión y servicio que ofrecen a los usuarios, a la pregunta de El Economista acerca de la velocidad promedio que tendría este servicio, Anjali Joshi se limitó a decir que Google proveerá velocidades que permitan a las personas hacer lo que deseen y tener una buena experiencia y que el ancho de banda no tiene límites de acceso en cuanto al número de dispositivos.

De acuerdo con Miguel Alva, country marketing manager de Google México, el objetivo de este proyecto es seguir aumentando el número de estaciones disponibles en todo el país y observar si es posible incluirlas en los distintos sistemas de transporte público de las ciudades, a lo que Ricardo Zamora, gerente de Comunicaciones de la Compañía, agregó que aquellos gobiernos e instituciones públicas que estén interesadas en sumarse a este nuevo servicio de Google pueden acercarse a la compañía. 

[email protected]