Google ha ofrecido hacer concesiones para disipar las inquietudes de la Comisión Europea (CE) en materia de competencia por su compra de Fitbit, especialista en objetos interconectados para actividades físicas, según informó este martes el sitio de la CE.

El 4 de agosto, el ejecutivo europeo abrió una investigación en profundidad sobre este proyecto de compra. Había explicado ésta por su "temor a que la operación fortalezca aún más la posición de Google en los mercados de publicidad online".

Al quedarse con Fitbit, el gigante de los motores de búsqueda internauta aumentaría aún más el volumen de datos de que dispone para personalizar su publicidad.

Como suele ser habitual, la Comisión Europea no dio detalles sobre cuáles eran las concesiones ofrecidas por la empresa norteamericana para obtener la autorización del bloque para esta operación.

De acuerdo al sitio web de la CE, Bruselas tiene plazo hasta el 23 de diciembre para decidir si aprueba o no esta compra. La misma consultará con los clientes y proveedores del grupo antes de tomar una decisión.

abr