Google lanzó este martes Stadia, un servicio en línea que permitirá a sus usuarios acceder a juegos de alta calidad desde cualquier dispositivo con una conexión a internet, con el que pretende transformar para siempre el mundo de los videojuegos.

"Ha llegado la hora. La hora de cambiar su forma de pensar. Stadia llega hoy", tuiteó la cuenta oficial de la plataforma.

El gigante informático, que promete con esta nueva plataforma títulos como los de las consolas más avanzadas pero a los que se podrá acceder con la misma facilidad que se utiliza el email, está detrás de una porción de un mercado que se espera que este año llegue a 150,000 millones de dólares.

Stadia estará disponible en 14 países de América del Norte y Europa, con un suscripción mensual de 9.99 dólares por mes. Esa tarifa permite el acceso a la plataforma y la posibilidad de comprar juegos del catálogo, almacenados en los servidores de Stadia.

En esta primera etapa, 22 juegos están disponibles en la plataforma, pero Google anunció que habrá cerca de 30 títulos al fin de año. Quienes se suscriban también podrán acceder a algunos juegos gratuitos. El primero de ellos, ya accesible, es Destiny 2: The Collection, de Bungie Studios.

El mes pasado, un kit denominado "Edición de Fundador", que Google vendía a 129 dólares, se agotó. Muchos de esos compradores se quejaron en línea de que aún no han recibido el paquete, que incluye un controlador Stadia y un adaptador Chromecast con forma de pendiente que se conecta a aparatos de televisión.

"Hagan el favor de enviarnos los códigos a nosotros, los precursores, que hemos esperado y dado tanto", tuiteó uno de los compradores de esa edición especial, el internauta @DataNinjaMike, en respuesta al mensaje publicado por Google sobre el estreno de su plataforma.

¿Demasiado pronto?

Para acceder a Stadia alcanza con tener instalado el navegador web Chrome de Google en una computadora o en un smartphone Pixel de segunda generación o más reciente.

Esa es una de las principales novedades y ventajas que propone el "cloud gaming" o juegos en la nube: lo esencial del cálculo informático ocurre en los servidores, no en los dispositivos.

En los teléfonos inteligentes, Stadia funcionará sobre conexiones WiFi en vez de a través de la conexión de datos de las redes móviles, una decisión que busca asegurar la fluidez del juego y minimizar las interrupciones que puedan frustrar al exigente público que constituyen los "gamers".

De la velocidad de la conexión disponible dependerá la calidad de los gráficos y la experiencia de juego en Stadia.

Usuarios que probaron el servicio antes de su estreno se quejaron de los problemas relacionados con la llamada latencia, los milisegundos que transcurren entre el instante en que el jugador aprieta un botón y el momento en que el personaje que controla se mueve en la pantalla, un asunto primordial para los servicios de juegos en la nube.

Cuando el juego se descarga en la consola o el ordenador, no existe ese problema, pero sí puede surgir cuando la señal tiene que pasar por el servidor de Google.

"La clave del juego en la nube es la latencia", dice Ted Pollak, experto del mercado de videojuegos de la consultora Jon Peddie Research.

Algunas características anunciadas por Google, como la integración de la plataforma con YouTube, no estarán disponibles en esta primera etapa.

Para George Jijiashvili, analista de Ovum, una consultora especializada en la economía digital, Stadia parece un producto al que le falta todavía un tiempo en el horno.

"Da la impresión de que se apuraron en sacar Stadia antes de que la plataforma esté completamente lista. Es preocupante, porque puede que Google no cumpla con todas sus promesas", dijo.

No juega solo

Los próximos meses deparan compañía y competencia para el servicio de Google: otro gigante informático, Microsoft, un jugador de peso en el mercado de los videojuegos gracias a su consola Xbox, se encuentra en fase de prueba de un proyecto llamado xCloud que pretende lanzar el año que viene a través de las computadoras que utilizan su ubicuo sistema operativo Windows.

Por otra parte, Sony Interactive Entertainment ofrece ya PlayStation Now, un servicio que combina juegos en la nube, como Stadia, pero además descargas de juegos, y está sincronizado con su última generación de consolas y sus computadoras con Windows.

Esta propuesta del creador de la exitosa consola PlayStation no logró sin embargo cautivar a las masas de jugadores, y en cinco años solamente cuenta con 700,000 abonados.

El aspecto social de estas plataformas puede definir también su futuro. Muchos adolescentes y jóvenes entran a servicios de juegos en línea como Xbox Live o PSN porque allí se conectan con sus amigos.

kg