Buenos Aires comenzaba su inagotable ritmo de urbanidad cuando la tragedia golpeó a las 8:32 de la mañana. Fue un instante. Un tren de la línea Sarmiento con unos 1500 pasajeros a bordo embistió a un andén de la Estación de Once y desató el caos. El tercer peor accidente en la historia argentina, con 50 muertos y más de 700 heridos, muchos de los cuales permanecen internados en distintos hospitales de la provincia de Buenos Aires.

Es bien sabido que los hechos de resonancia mundial, como fue el sismo en Japón, la muerte de Kadafhi o fotos prohibidas de alguna que otra personalidad reconocida suelen despertar la curiosidad de las personas y nuestros monitores verses inundados por imágenes reveladores, videos únicos o verdades inesperadas.

Lo ocurrido en la capital argentina el pasado 22 de febrero no escapa a las huestes babeantes de estos individuos virtuales que se aprovechan de este tipo de hechos, en este caso en los correos electrónicos, con el único objetivo de propagar códigos maliciosos, dañar sus sistemas informáticos y robar datos personales.

Los ataques de los ciberdelincuentes es un fenómeno que se despliega a escala mundial pero que últimamente está siendo discriminado y sectorizado por regiones, y América Latina es una de ellas, claro está.

Es por eso que ante las estafas que, utilizando estos episodios, puede atestar los correos electrónicos de todo el mundo es necesario tener una serie de precauciones a la hora de abrir sus emails:

  • No abra correos desconocidos ni mucho menos que vengan con archivos para descargar (sea a través de formatos zip, chat, ftp, P2P, etc.).
  • No haga clic a enlaces que vienen dentro de correos, mensajes, chats, eventos, etcétera.
  • En redes sociales trate de evitar hacer clic a enlaces de archivos provenientes de extraños; tampoco es recomendable que abra o suba imágenes o videos sobre estos episodios de la farándula.
  • No acepte desconocidos ni brinde datos personales (datos vinculados con cuentas bancarias o tarjetas) para acceder a imágenes o ligas de supuestos videos sin verificar su autenticidad.
  • No acceda a sitios de dudosa procedencia o sobre los que no se tenga seguridad de su autenticidad.
  • Refuerce y actualice sus sistemas de seguridad informáticos, por ej. cambiando periódicamente sus contraseñas.
  • Cuente siempre con la instalación de software antivirus, firewall, antispyware, actualizados y certificados por laboratorios informáticos de confianza.

Es muy importante que las personas se concienticen que los sistemas de seguridad informáticos deben ser uno de los pilares fundamentales para proteger sus datos personales y que, por supuesto, existen herramientas para lograrlo.

Es por eso que, además de adoptar las medidas tecnológicas adecuadas, las precauciones prácticas mencionadas anteriormente permitirán disfrutar de las bondades de Internet al mismo tiempo que prevenir ser víctima de ciberpiratas inescrupulosos.