La industria discográfica facturó el año pasado 15,700 millones de dólares, un 5.9% más, el mayor porcentaje de crecimiento desde 1997. El 'streaming' tira del sector.

La industria discográfica registró en el 2016 su mejor año desde el 2009 gracias al tirón del streaming. El negocio musical facturó el año pasado 15,700 millones de dólares, un 5.9% más, el mayor porcentaje de crecimiento desde 1997,según el informe Global Music Report de Ifpi, la patronal del sector. La industria discográfica acumula ya dos ejercicios seguidos de crecimiento, tras haber perdido un 40% de su valor en una quincena.

El informe constata el cambio de hábitos de los usuarios, que han abrazado la fórmula del consumo de música través del streaming, un modelo cuyo negocio creció el año pasado un 60.4%, el mayor incremento en ocho años.

Ifpi estima que las plataformas de streaming, entre las que destacan servicios como Spotify o Apple Music, sumaban a finales del año pasado 112 de usuarios de pago en el mundo, cifra que se eleva a 212 millones si se contabilizan consumidores de servicios gratuitos financiados por la publicidad.

Las descargas se desploman un 20.5%

La buena salud del streaming, que supone ya el 59% del negocio musical digital, compensa la caída del 20.5% de los ingresos por descargas, el modelo que popularizó iTunes de Apple y que precisamente está perdiendo terreno debido al auge de plataformas como Spotify.

En total, el mercado de la música digital creció un 17.7%, mientras que la venta en dispositivos físicos descendió un 7.6 por ciento. Por primera vez en la historia, el negocio digital supone la mitad del negocio de las discográficas.

El sector asegura que la creciente competencia ha impulsado el crecimiento del streaming. Spotify se mantiene como líder, aunque Apple Music ha avanzado. En China, Tencent Music, propietaria de QQ Music, Kugou y Kuwo, lidera el mercado.

En su informe, la industria discográfica lanza un dardo contra las plataformas tipo YouTube, que no pagan los mismos royalties que plataformas como Spotify. Según sus estimaciones, la facturación media por usuario de Spotify se sitúa en unos 20 dólares, frente a menos de un dólar en el caso del servicio de Google. Frances Moore, consejera delegada de Ifpi, asegura que es necesario un cambio de la legislación que fuerce a YouTube a negociar licencias con las compañías de música.

erp