Piratas informáticos vinculados a China están entrando en organizaciones estadounidenses que realizan investigaciones sobre el Covid-19, dijeron funcionarios de Estados Unidos, advirtiendo a científicos y a funcionarios de salud pública que estén atentos a un posible robo cibernético.

En un comunicado conjunto, la Oficina Federal de Investigaciones y el Departamento de Seguridad Nacional dijeron que el FBI investigaba robos digitales en organizaciones estadounidenses por parte de "actores cibernéticos" vinculados a China.

Las autoridades afirmaron que estaban monitorizando "intentos de identificar y obtener ilícitamente valiosa propiedad intelectual (IP) y datos de salud pública relacionados con vacunas, tratamientos y pruebas de redes y personal afiliado a la investigación relacionada con el Covid-19".

La declaración no entregó mayores detalles sobre las identidades de los objetivos o los "hackers".

La embajada china en Washington no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. China niega rutinariamente las acusaciones estadounidenses sobre ciberespionaje.

La investigación y los datos relacionados con el coronavirus se han convertido en una prioridad de inteligencia para los piratas informáticos de todos los tipos.

La semana pasada, Reuters informó que espías informáticos vinculados a Irán habían apuntado a personal del fabricante estadounidense de medicamentos Gilead Sciences, cuyo fármaco antiviral remdesivir es el único tratamiento hasta ahora comprobado que ayuda a los pacientes con coronavirus Covid-19.

En marzo y abril, Reuters informó sobre los avanzados intentos de los hackers de ingresar a la Organización Mundial de la Salud a medida que la pandemia se extendía por todo el mundo.