La Inteligencia Artificial (AI, por su sigla en inglés) ocupa un papel cada vez más importante en la vida de las personas. Los asistentes personales basados en esta tecnología, como Siri, de Apple; Alexa, de Amazon, o Cortana, de Windows, realizan decisiones a partir de nuestros datos personales y de nuestros hábitos en el ámbito digital.

NOTICIA: HolaGus apuesta por la inteligencia artificial

No obstante, aún no imaginamos que un asistente personal con AI pueda tomar por nosotros resoluciones tan importantes para la vida pública, como la elección de a quién le daremos nuestro voto para que sea el próximo presidente de México.

Si se le introduce la suficiente cantidad de datos, un asistente con Inteligencia Artificial puede darnos recomendaciones personalizadas y más precisas que aquellas que recibimos de nuestros amigos más cercanos , refiere el investigador del Oxford Internet Institute, Vyacheslav Polonski, en un artículo publicado por el Foro Económico Internacional (WEF, por su sigla en inglés.

LISTA: 10 tecnologías emergentes que facilitarán nuestras vidas

Sin embargo, la Inteligencia Artificial aún genera temor entre la gente. Según un estudio realizado por Tech Pro Research y retomado por Polonski, 34% de las personas tiene miedo de la AI y 24% piensa que la AI será perjudicial para la sociedad. Nuestra más reciente investigación en el Oxford Internet Institute muestra que las personas dudan en poner sus vidas en mano de los asistentes de AI, sobre todo cuando el asistente toma decisiones sin ofrecer un razonamiento claro para elegir una solución entre distintas alternativas , explica el investigador.

De acuerdo con Polonski, un aspecto esencial de la Inteligencia Artificial que tendemos a olvidar es que los algoritmos y modelos matemáticos que seleccionan la música que escucharemos o las series de televisión que más nos gustan, de acuerdo con nuestros intereses, ubicaciones, comportamiento, finanzas y a nuestra salud, están diseñados por otras personas usando información personal preexistente .

La duda de muchas personas es cómo afectan las creencias personales y los sesgos culturales en quienes diseñan los algoritmos de Inteligencia Artificial que toman decisiones por nosotros a través de programas, aplicaciones y asistentes personales. No obstante, los sesgos que se originan dentro de los algoritmos, como el reciente caso de censura por parte del algoritmo de reconocimiento de imágenes de Facebook a una icónica fotografía de la Guerra de Vietnam, raramente son originados por sus creadores.

NOTICIA: La inteligencia artificial ayuda a la escritura creativa

En la mayoría de los casos, (los sesgos) son originados por los datos que son utilizados para entrenar a estos algoritmos , explica el investigador. Y éste es el peligro real que implica el escenario en el que, de acuerdo con las redes neurales de Inteligencia Artificial diseñadas por Ed Tyantov, de la aplicación de redes neurales rusa Artisto, Donald Trump ganaría la presidencia de Estados Unidos

La Inteligencia Artificial dice que Donald Trump será presidente

De acuerdo con el investigador del Oxford Internet Institute, los algoritmos funcionan al aplicar técnicas de aprendizaje estadístico que generan modelos computacionales capaces de identificar automáticamente patrones dentro de la información. Para realizar esta acción, los modelos deben ser entrenados mediante inmensas bases de datos para que encuentren límites y relaciones en el interior de la información. Mientras más datos sean utilizados, las predicciones serán más precisas .

Esta explicación sobre cómo funciona el aprendizaje de las máquinas y los algoritmos de Inteligencia Artificial para que los asistentes personales tomen decisiones por nosotros conlleva que la AI sólo puede hacer uso de datos almacenados históricamente. Ésta es la razón por la que el algoritmo diseñado por Ed Tyantov haya llegado a la conclusión de que Trump sería el próximo presidente de Estados Unidos.

Debido a que hasta el momento no ha habido una presidenta mujer en la Unión Americana, el algoritmo de Inteligencia Artificial no fue capaz de inferir que el género es una variable relevante para este modelo en particular. En resumidas cuentas, si este modelo de Inteligencia Artificial hubiera sido designado para elegir al próximo presidente de Estados Unidos, habría votado por Trump.

NOTICIA: Computación cognitiva, la nueva informática

¿Debe una máquina elegir nuestro futuro?

Para Polonski, existen dos retos para impedir que sean las máquinas quienes tomen decisiones importantes en nuestro lugar.

Quienes tienen los datos, tienen el poder , explica el investigador. Debido a que la mayoría de las bases de datos han sido creadas por empresas tecnológicas en competencia, existe una falta de intercambio de información entre las distintas aplicaciones y asistentes personales que hacen uso de la Inteligencia Artificial, lo que genera que no exista un estándar para la utilización de la información. No obstante, según Polonski, algunas de las compañías de tecnología más grandes del mundo, como Google, Micrososft, Amazon, IBM y Facebook, anunciaron una asociación para colaborar en la investigación con respecto a la AI .

El segundo reto que Polonski advierte tiene que ver con la aversión de las personas hacia la Inteligencia Artificial. La gente tiene miedo de perder el control de sus asistentes de Inteligencia Artificial . Si tomamos en cuenta que la confianza en una nueva tecnología resulta crucial para su diseminación entre la gente, la Inteligencia Artificial no está teniendo el éxito que se esperaba.

¿Dejarías que un algoritmo eligiera al próximo presidente de México?

Puedes consultar en artículo completo aquí.

[email protected]