Pareciera que en lugar de estar en Andalucía, España, fuera un paisaje de Marte, el Planeta Rojo.

Es una zona llamada Río Rojo y durante diez días de abril sirvió como modelo marciano para probar un vehículo robotizado, un traje espacial y un sistema de monitoreo médico con que la Agencia Espacial Europea (ESA por su sigla en inglés) explorará la superficie de Marte.

Y aunque hubo viento y la lluvia (que resultaron casi tan extraños en el paraje andaluz como lo serían en Marte) la prueba resultó un éxito.

Sin piedad

Esta fue la primera ocasión en la que el llamado Eurobot Ground Prototype, que puede funcionar de manera autónoma o tripulada, salió al aire libre.

Sus dos brazos tienen herramientas intercambiables y una multitud de sensores le permiten ubicarse, desplazarse y trabajar. Si está tripulado, el astronauta puede manejarlo con la voz o con un joystick.

El piloto Philippe Schoonejeans asegura que no tuvo piedad con el vehículo, es un poco arriesgado, porque no es fácil conseguir las refaccines, pero al tratar de llevarlo incluso más allá de sus límites podía comprender su funcionamiento .

El traje Aouda.X tiene una pantalla en la parte superior del casco, circulación de aire con eliminación de dióxido de carbono, monitoreo de funciones vitales, bastante flexilibilidad y, como no es necesario quitárselo para comer o ir al baño, puede usarse durante muchas horas (lo que compensa las tres horas que toma ponérselo).

Todas las pruebas de Río Tinto, organizadas además por el Foro Austriaco del Espacio, el Centro de AstroBiología de España y Europlanet, fueron exitosas. (Con información de la ESA)