Barcelona.- La posibilidad de que las futuras redes de comunicación 5G permitan enviar contenidos de televisión hasta el hogar, creó un debate en el Mobile World Congress 2019 en cuanto a que la innovación tecnológica permitirá, por ejemplo, que un servicio de radiodifusión se difunda a través de redes de telecomunicación y ello implique entonces nuevas discusiones de tipo económico, técnico y regulatorio.

La comunicación de Quinta Generación, entre muchas otras funciones, acelerará la velocidad de transmisión y potenciará la calidad de imagen en video, y promete además una respuesta más rápida a las órdenes y procesos, la llamada latencia.

Entonces existe ya el planteamiento sobre qué tan viable es desaparecer la televisión digital terrestre como recién comienza a conocerse en distintos mercados latinoamericanos, para migrarlos hacia otro tipo de plataforma y de paso para despejar bandas radioeléctricas para explotarlos en otros servicios. Con 5G, según distintos fabricantes que visitan el World Mobile Congress de Barcelona, la señal de televisión podría ahora viajar en calidad 4K, 8K o tecnologías posteriores, y hacia distintos aparatos tan comunes como el teléfono, el tablet o la computadora.

Si fuera así, la calidad de imagen llegaría sin pérdida hasta el aparato receptor del contenido y podría transmitirse por Internet, más allá de una antena tradicional de radiodifusión y no existiría la preocupación de los operadores por la compresión del video enviado.

Todas son posibilidades que técnicamente sí permitirán las redes 5G, pero que regulatoria y económicamente hablando tocará definir su viabilidad a las propias televisoras y los órganos reguladores de cada mercado.

Guillermo Solomon, director de Negocios de Consultoría para Latinoamérica de Huawei, estima que 5G provocará una revolución de las telecomunicaciones y la manera en que el usuario consume servicios, en este caso, video y televisión.

“Con 5G vamos a tener dos ventajas: latencia y capacidad, que significa un mayor ancho de banda y que la información vaya y regrese tan rápido; que el usuario pueda tener así servicios muy exactos y en el caso de una señal, mucho tiene que ver con la calidad de video”, dice el ejecutivo de esta empresa.

A la fecha, tecnologías como 4.5G permiten velocidades de descarga de hasta 40 Megas; con 5G, sin embargo, la velocidad se incrementará a un gigabyte de velocidad, “imagine entonces el tipo de servicio que se puede tener”.

De esta manera, las empresas de telecomunicaciones y de radiodifusión valorarán qué servicio, cómo ofrecerlo al consumidor y desde que canal de difusión luego de la existencia de 5G. Al final, lo que los consumidores tomarán en cuenta será la experiencia inmersiva, que en el caso del video iría de la alta definición 4K a la realidad aumentada.

El servicio de televisión por vía la radiodifusión ya ha migrado de ubicación en el espectro de la banda de 700 y de 600 MHz para liberar esas frecuencias para que puedan explotarse, en el caso de México, en servicios de 4, 4.5 y 5G. La pregunta para el futuro estará en qué sería del espectro en la banda de frecuencias en los 500 MHz por donde ahora se transmiten servicios de televisión digital terrestre (TDT).

En el MWC 2019, compañías como Qualcomm y Nokia también insistieron en que la tecnología de 5G abre posibilidades de llevar de manera masiva y personalizada un servicio de video o televisión, mejorando la experiencia del consumidor.

De optarse en la industria por una transmisión de televisión vía 5G, entonces los operadores deberían empezar a buscar un “estándar” común para enviar contenidos de televisión a través de ese tipo de redes y realizar evaluaciones, mientras que el regulador tendría que comenzar a estudiar los beneficios y complicaciones para el mercado de un hecho así, por mientras, platica Guillermo Solomon, esta posibilidad se queda en eso:

“Será decisión de las televisoras migrar y cómo de señal, o porqué. Pero va a seguir el broadcasting y eso es seguro. Estaremos viendo un tipo diferente de transmisión, pues con broadcast estamos lanzando una señal hacia a fuera y a ver quién lo cacha, y con 5G la gran ventaja es que es interactivo, así es como las compañías pueden advertir soluciones a distintos retos. En México, los broadcasters siguen transmitiendo y tienen compañías de cable para ofrecer experiencias inmersivas en televisión, entonces por ahora son negocios que se complementan. La tecnología permite evoluciones, pero que impacta economías o regulaciones, eso no me toca afirmarlo”.

abr