Las resistencias que Cabify ha registrado en la ciudad de México por parte de la industria de los taxistas no han frenado sus planes de crecimiento y expansión.

Para este año, la firma de origen español que ofrece un servicio de transportación entre particulares a través de una aplicación móvil, buscará arrancar operaciones en la ciudad de Guadalajara, en Jalisco, y en Monterrey, Nuevo León, dijo en una entrevista el presidente de Cabify México, Edgardo Rivera.

"El 2015 va a ser un tema de expansión y de replicar el modelo en otras ciudades. Tenemos planes de llegar a Monterrey y Guadalajara. Todavía no nos hemos decidido cuál va a ser primero pero lo que sí queremos es que en el primer trimestre del año estemos presentes en una de las dos ciudades y antes de terminar el año estaremos en tres ciudades", explicó.

Desde su llegada en 2013 a la ciudad de México, la respuesta de los usuarios hacia Cabify ha sido favorable con su oferta de transportación "Lite" en vehículos tipo sedan y de vehículos para servicio Ejecutivo. El directivo asegura que el mercado mexicano se ha convertido en uno de los mercados más importantes para la compañía.

A nivel global, Cabify cerró el 2014 con 200,000 usuarios y con más de 2,000 conductores. Si bien el presidente de Cabify México no detalla las cifras locales, confía en que la plaza nacional se convertirá en la más importante del corporativo este 2015, superando incluso a su matriz española.

Tan sólo en el Distrito Federal, Cabify espera duplicar el número de unidades en circulación, de 400 vehículos a por lo menos 800. A ellos se sumarán las 100 unidades que la compañía buscará poner en circulación en Guadalajara, y otros 100 vehículos en Monterrey.

El presidente de Cabify incluso ya analiza el lanzamiento de una tercera oferta de transportación a través de camionetas SUV.

"El desafío más importante es crecer al ritmo que nos está pidiendo el mercado sin descuidar la calidad del servicio", asegura Edgardo Rivera.

Entre la competencia y la polémica

El 2014 fue un año en que las aplicaciones móviles cambiaron la forma en que los capitalinos se transportaron en la ciudad de México. Los taxis, por un lado, comenzaron a adoptar con mayor velocidad las aplicaciones de Easy Taxi y Yaxi para acercarse a los usuarios móviles.

A la par, el crecimiento de transporte entre particulares habilitados por las tecnologías móviles como Cabify y Uber llegaron a irrumpir esta industria. Facilidad de pago, mayor seguridad, comodidad, eficiencia y calidad han sido claves en el éxito de esta nueva modalidad de servicio que despertó la inconformidad de los taxistas quienes han emprendido una campaña por la vía legal, protestas públicas y episodios de violencia en contra de los choferes de Cabify y Uber por considerarlos ilegales en la capital del país.

Este episodio ha provocado que estos dos competidores directos hayan unido sus fuerzas para buscar una salida al conflicto que sea favorable para todos los jugadores -tradicionales y nuevos- dentro del mercado de la transportación pública.

Edgardo Rivera asegura que, a diferencia de Uber que, dice, en su servicio más económico es más barato que un taxi de sitio Cabify no compite directamente con los taxistas sino que ofrece un servicio en un mercado desatendido: la transportación ejecutiva.

Esta situación no ha repercutido negativamente en el negocio, según Rivera, pero sí representa un reto para que no se vuelva un distractor en el desarrollo del servicio.

"Tenemos que destinar recursos, tiempo, energía en combatir este problema, en darle solución cuando deberíamos estar destinando todos nuestros recursos a darle un mejor servicio a un mayor número de personas", reconoció.

En el crecimiento que busca Cabify en México también figuran las alianzas. La más importante hasta el momento, afirma Rivera, es con la aseguradora Qualitas, a principios del 2014, con la que permite ofrecer un seguro de 300,000 pesos por accidente, por pasajero.

"Es algo que nadie está ofreciendo en el mercado y que es una crítica que se ha hecho a servicios como el nuestro", agregó.

Este 2015, Cabify también va por más sinergias con sectores como telecomunicaciones, procesamiento de pagos y de índole comercial y de promoción de servicios.

"Estamos explorando alianzas que beneficien al consumidor final y que sirvan para posicionar la marca como una marca seria que se acerca a empresas de prestigio", comentó.

Al presidente de Cabify no le preocupa, en estos momentos, la competencia de Uber pues dice que el mercado de estos servicios aún tiene potencial de crecimiento para ambas empresas.

"La gente está contenta con el servicio, es algo que estaba buscando desde hace mucho tiempo; es gente que había perdido la confianza en poderse transportar por la ciudad en un método que no sea su propio vehículo y mientras sigamos ofreciendo un servicio de calidad, no veo que esto se pueda detener", dijo.

[email protected]