Las cosas que pasan en Texas son muy diferentes a lo que acontece en el resto del país. En particular en el mundo de los automóviles.

Para la compañía Drive.ai, el clima excesivamente caluroso y el cansancio de los conductores representan una oportunidad ideal para ofrecer su servicio de transporte sin chofer humano.

A cuatro meses después del lanzamiento que hiciera en Mountain View, California, de un programa piloto de conducción sin chofer en las cercanías de Frisco, Texas, la compañía desplegó el viernes pasado su segundo servicio en las carreteras públicas de Arlington, Texas. El servicio, que es de uso gratuito, operará múltiples rutas en áreas geocercadas en el centro de Arlington, según el CEO de Drive.ai, Bijit Halder.

El ingeniero convertido en director ejecutivo dijo que el servicio conectará a pasajeros con un puñado de lugares de enorme interés, como el centro de convenciones de la ciudad, las zonas comerciales, restaurantes y edificios de oficinas, así como el estadio AT&T y el parque Globe Life, las respectivas casas de los Dallas Cowboys y los Texas Rangers.

Halder expuso que alrededor de 100,000 personas inundan el distrito de entretenimiento de la ciudad en los días de juego, creando una necesidad distinta de transporte, pero también nuevos desafíos para la compañía a medida que continúa refinando su tecnología.

“Estamos haciendo varias rutas, una para el día del juego, una para el almuerzo y otra para los centros de entretenimiento”, explicó Halder.

“No llegamos sólo para ofrecer una demostración de tecnología”, agregó. “Llegamos para resolver un problema que enfrenta la comunidad”.

El nuevo servicio de Drive.ai comenzará con tres vehículos y sus usuarios tendrán que descargar una aplicación para solicitar el servicio que tendrá similitudes con Uber.