"¡Vamos, vamos! ", grita Adolfo al ver un juego de soccer... entre robots. Hay gritos de emoción y angustia entre los espectantes que se abrazan, sonríen y fruncen el seño cuando el juez inicia el conteo:

"Cinco, cuatro, tres, dos, uno, lack of progress (falta de progreso)". Los robots dejaron de detectar el balón metálico que disputan en la competencia. Su apariencia es de pequeños carros, equipados con cámaras, sensores y algoritmos que les dota de autonomía.

Alfredo no es sólo espectante. Él es uno de los desarrolladores del robot del equipo tapatío "Tocinos de Acero" que se está disputando con otros 19 equipos más su pase a la final en el Torneo Mexicano de Robótica, que se celebra este viernes y sábado en las instalaciones del Tecnolögico de Monterrey, Campus Estado de México.

Al mismo tiempo ocurre otro juego de soccer, pero con robots humanoides de medio metro de altura, aproximadamente. Son seis equipos provenientes de universidades de todo el país.

La expectativa es aún mayor: cualquier cambio en las condiciones de luz -incluso el flash de una cámara- y del suelo puede ser un factor crítico para que el robot puedda mantenerse de pie y sea capaz de interactuar con la pelota de tenis que funge como balón, lo que implicaría una reprogramación y calibración de los sensores.

La camaradería entre los equipos supera la rivalidad de una disputa deportiva tradicional: los equipos programan uno al lado del otro sus robots

Héctor Arce es miembro del equipo DotMx, compuesto por miembros de la UNAM, Cinvrstav y la Universidad de Sinaloa. Él lleva desde los 15 años en la robótica.

Ahora, a sus 20 años, estudia la Licenciatura en Ingeniería Eléctrica y Electrónica y asegura que el mayor reto es aprender y adaptar los desarrollos a los avances tecnológicos es uno de los mayores retos porque, si bien ahora los robots son más rápidos, con cámaras de mayor definición, en ocasiones tienen que empezar "desde cero" para adoptarlos.

La competencia no se trata de una versión pambolera del filme "Gigantes de Acero", pero la idea, en esencia, puede ser similar: máquinas que sustituyan la mano del hombre, no sólo en actividades deportivas, sino en educación, rescate, servicio en el hogar o la limpieza de espacios públicos como playas.

En el Torneo se registraron 100 equipos de todo el país, conformando un total de 700 participantes, desde estudiantes de secundaria hasta desarrolladores con doctorado, aseguró Marco Antonio Solís Martínez, vicepresidente del Comité Local del Torneo.

Consta de siete categorías divididas en tres grupos: RoboCup Major (At Home y Humanoide Kid-Size), RoboCup Junior (Rescue, Soccer y Dance) y LARC (Latin America Open y Educational Kits).

Los primeros tres lugares de cada categoría, que se anunciarán el sábado, conformarán la delegación mexicana que participará en el Mundial de Robótica, Robocup, a celebrarse en junio en la Ciudad de México.

[email protected]

apr