La justicia alemana impuso este martes una multa de 2 millones de euros a Facebook, acusada de haber comunicado de manera "incompleta" el número de comentarios de odio que circulan en esta red social.

Según la ley alemana, las plataformas en línea tienen que eliminar en 24 horas los mensajes de contenido odioso, so pena de ser enjuiciadas por difamación o por vehiculizar información falsa.

Los servicios como Twitter, Facebook o Youtube también deben hacer públicos informes con un listado de los mensajes que han eliminado y las razones por las que lo hicieron.

En su informe concerniente al primer semestre de 2018, Facebook señaló sólo 1,704 contenidos reportados por sus usuarios, muy por debajo de las cifras de Youtube (unos 215,000) o Twitter (cerca de 265,000).

"El número de denuncias sobre contenido ilegal está incompleto", lo que brinda una "imagen distorsionada de la amplitud" del problema, y "la manera en que reacciona la red social", considera la Oficina Federal de Justicia (BfJ).

Facebook puede apelar esta decisión, precisó la BfJ en un comunicado.

Esta oficina reprocha específicamente a Facebook ofrecer a sus usuarios dos formularios distintos para informar sobre contenidos que juzgan ilegales: uno está establecido según la ley alemana y los informes ingresan en el conteo; el otro sólo activa el procedimiento interno de Facebook. Un comentario o contenido señalado por esta vía no queda registrado en el informe oficial.

El formulario correspondiente a la ley alemana está de hecho "oculto" y los usuarios son "dirigidos" hacia el recurso clásico, añade la BfJ.

De esta manera, esta publicación sólo informa sobre una "fracción" de la cifra real de comentarios de odio, según la BfJ, en tanto que "el número de informes que utilizan el formulario clásico es considerable".

Según la justicia, el informe debe comunicar todos los contenidos denunciados en ambos tipos de formulario.