La plataforma de alquiler turístico Airbnb presentó este martes un plan de actuación para Barcelona (España), con cuyas autoridades mantiene una pugna legal, que contempla la limitación de anuncios o el pago de impuestos a través de su web.

La compañía se encuentra en el punto de mira del ayuntamiento de Barcelona, dirigido por la exactivista antidesahucios Ada Colau, que busca terminar con la proliferación de apartamentos turísticos en la ciudad que encarecen las viviendas y provocan la marcha de vecinos.

En este contexto, la empresa estadounidense limitará a uno los anuncios permitidos a los propietarios en el centro de la ciudad, abarrotado de turistas, y facilitar el pago de las tasas turísticas pertinentes a través de la plataforma.

Las medidas se aplicarán en principio a partir de mayo, indicó a la AFP una fuente de la compañía.

Este sistema ya se aplica en 220 localidades o regiones del resto del mundo y permitió recaudar más de 170 millones de euros, defiende Airbnb en un comunicado.

Desde el ayuntamiento, el responsable de turismo Agustí Colom definió el plan como "una tomadura de pelo" e instó a la compañía a cumplir la ley y retirar los pisos sin licencia para operar como alojamiento turístico.

En noviembre, el consistorio inició un proceso para imponer una multa de 600,000 euros contra esta plataforma, con numerosos problemas abiertos en otras ciudades como Nueva York, Berlín, San Francisco o Amsterdam.

erp