Airbnb, el servicio estadounidense de viviendas compartidas, ganó el jueves su batalla legal por seguir exento de las onerosas normas de propiedad europeas, después de que un tribunal de la Unión Europea dictaminara que se trata de una plataforma en línea y no de un agente inmobiliario.

El caso se presentó ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) a raíz de una denuncia de la asociación turística francesa AHTOP.

La cuestión refleja el dilema al que se enfrentan los reguladores al tratar con nuevos servicios en línea que se aventuran en negocios tradicionales pero que no están sujetos a las mismas normas.

Para Airbnb, el caso francés es significativo, ya que el Comité Olímpico Internacional ha acordado promocionar a la compañía para los servicios de alojamiento durante los Juegos Olímpicos de 2024 en París.

El tribunal también culpó a Francia por no notificar a la Comisión Europea, el órgano Ejecutivo de la Unión Europea, sobre el requerimiento de que Airbnb obtuviera una licencia de agente inmobiliario profesional.

En los últimos años, Airbnb se ha batido en duelo con hoteleros y autoridades de ciudades como Nueva York, Ámsterdam, Berlín y París, acusado de agravar la escasez de viviendas y de expulsar a los residentes con menores ingresos.

erp