La Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) analiza cómo ayudar a las pequeñas y medianas empresas que venden sus productos y servicios a través de internet para afrontar la nueva regulación tributaria propuesta por la Secretaría de Hacienda y aprobada por el Poder Legislativo para el ejercicio fiscal del año entrante, de acuerdo con su director general, Pierre Claude Blaise.

El nuevo esquema de tributación, que entrará en vigor el 1 de junio del 2020, busca cobrar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y aplicar una retención del Impuesto sobre la Renta (ISR) a quienes vendan productos o presten servicios a través de plataformas digitales, como son los marketplaces (mercados digitales) Mercado Libre o Amazon.   

Al respecto y pese a que las nuevas regulaciones ya fueron aprobadas por las cámaras de Diputados y de Senadores, por lo que no queda mucho por hacer para contrarrestarlas, Blaise dijo que la asociación que dirige se encuentra en pláticas con la administración actual para que los pequeños y medianos negocios que venden por la vía digital no se vean afectados por este nuevo esquema tributario.

“Nosotros estamos platicando con la administración para evitar que eso suceda. Estamos en pláticas, no sé lo que va a suceder todavía, pero lo que queremos hacer es ayudar a las pymes a crecer”, dijo Blaise en entrevista. 

La nueva regulación también ha planteado el escenario de una posible competencia desleal entre quienes usan los servicios de un tercero para vender sus productos, como es el caso justamente de los marketplaces, a quienes sí aplicará el cobro y retención de ambos impuestos y aquellos que comercian sus productos de manera directa a través de su propio sitio web, que no enfrentarán este gravamen.

Blaise explicó que este fenómeno también está siendo analizado por la asociación. “Lo que sucede en México está sucediendo en otros países ahora y nosotros no estamos ni atrasados ni adelantados. Es un problema global y lo que queremos es traer a México las mejores practicas de otros países”, dijo.

La enajenación de bienes y prestación de servicios a través de plataformas digitales estarán gravados con una tasa de retención por concepto de ISR de entre 0.4%, para quienes tendrán ingresos totales de hasta 1,500 pesos mensuales, y 5.4% para quienes rebasen los 100,000 pesos en ingresos. La industria del comercio electrónico ha expresado su rechazo respecto a que la retención de este impuesto se aplique sobre los ingresos totales y no sobre la utilidad, como suele hacerse.

Sin embargo, para Eric Pérez-Grovas, presidente de la AMVO, ni esta nueva regulación fiscal ni el entorno económico adverso a nivel global harán que el comercio electrónico en México detenga su tendencia de crecimiento a doble dígito.

“No ha habido una contracción. Al contrario, sigue habiendo un crecimiento de doble dígito. Todos los datos públicos que hay de crecimiento de venta por internet y estudios de terceros ponen a México como el país que más está creciendo en comercio electrónico en el mundo”, dijo Pérez-Grovas.

El presidente de este lobby de empresas de comercio electrónico aseguró que pese a la nueva regulación fiscal, no hay la menor duda de que tanto el año que viene como los siguientes cinco años, el comercio electrónico va a seguir creciendo a tasas de doble dígito e incluso superando lo que se ha visto en los años recientes. 

[email protected]