La prioridad para el próximo gobierno en el tema de vivienda debe enfocarse en atender a las personas no afiliadas a un esquema de seguridad social, y que por ende no pueden recibir un crédito de alguna hipotecaria gubernamental para adquirir una casa, indicó Carlos Medina Rodríguez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).

En entrevista, el presidente de la Canadevi habló sobre la comunicación que se ha entablado con los coordinadores en el tema de vivienda de los tres candidatos más fuertes a la Presidencia de la República, la cual ha sido más cercana en los últimos días, pues la industria ya escuchó las propuestas respecto al sector viviendero, el cual genera más de 3 millones de empleos anuales y representa 6% del Producto Interno Bruto.

“Encontramos por parte de cada uno de los coordinadores de los candidatos propuestas e ideas de cómo trabajar en el tema de la vivienda. En el caso de los trabajadores que menos tienen, un tema que nosotros hemos remarcado es que de los 9 millones de viviendas que existen en rezago en el país, 5.3 millones son de no afiliados (...) Cada uno de ellos presentó una propuesta de cómo atacar esta situación”, explicó Medina Rodríguez.

Representa a 1,000 desarrolladores

El presidente de la Cámara que concentra a más de 1,000 desarrolladores en el país recordó que al inicio de este proceso electoral no había propuestas por parte de los candidatos en el tema de la vivienda, lo que generó preocupación en la industria; sin embargo, hoy se puede decir que ya hay planes al respecto, lo que genera certeza entre los constructores de viviendas.

“No habían salido propuestas en el tema de vivienda por parte de los candidatos, lo que preocupaba a la industria (...) hoy ya tenemos claras sus visiones del tema; en parte hay coincidencias pero también hay diferencias, pero en todas encontramos una propuesta en la que entienden la importancia de la vivienda para el país”, acotó Medina Rodríguez.

Presupuesto base

Medina Rodríguez destacó que hasta el momento, los tres candidatos tienen propuestas muy generales sobre el tema de vivienda; sin embargo, en las reuniones que se tuvieron con sus coordinadores se buscó adquirir compromisos, por ejemplo, en el tema del presupuesto para el esquema de subsidios, donde se busca que los seis años del próximo gobierno éste tenga un monto base para dar certeza a la industria.

“Hemos propuesto que para que no haya cambio de reglas de operación, que eso es lo que afecta al esquema de subsidios, necesitamos tener un presupuesto base que se mantenga año con año”, comentó.

Legisladores tienen la última palabra</h3>

Si bien —agregó— la Cámara de Diputados es quien finalmente aprueba dicho presupuesto, hemos solicitado que la Secretaría de Hacienda tenga un presupuesto base y así no se tengan modificaciones (...) hubo puntos en los que buscamos compromisos de su parte.

Medina Rodríguez detalló que se requieren subsidios por 30,000 millones de pesos al año para el esquema de subsidios y así atender a las personas a las que no se ha llegado; sin embargo, ante el entorno económico, la Canadevi ha buscado que cada año se aprueben alrededor de 14,000 millones de pesos para dicho programa que opera la Comisión Nacional de Vivienda.

En esta administración, los presupuestos para este esquema presentaron variaciones considerables; para el 2014 se aprobaron alrededor de 12,400 millones de pesos, para este 2018 dicha cifra es del orden de los 6,500 millones de pesos.

“Dentro del sector construcción e infraestructura, la vivienda representa más de 50% de inversión en el país, eso significa recursos privados, no públicos, que se invierten; hay que recordar que en el tema de subsidio, por cada peso que invierte el gobierno, nosotros invertimos cinco, esto tiene un efecto multiplicador”, indicó.

El presidente de la Canadevi indicó que una vez que se conozca al ganador de la próxima elección, es necesario establecer una mesa de trabajo con el equipo del nuevo presidente para establecer las bases de la nueva política nacional de vivienda y además, se pidió a cada candidato un periodo de gracia para que la industria se adapte a ella.

“Pedimos un tiempo de transición para que las viviendas que hoy se edifican bajo las reglas actuales (que se colocarían a finales de este 2018), continúe y se puedan en un momento dado comercializar; aunque sea una época con nueva administración, se dé un tiempo suficiente para poder mantener esto y no estar en un momento dado en una incertidumbre de que pudieran cambiar las reglas de inmediato”, afirmó.

De los tres coordinadores de Vivienda de los candidatos más representativos en la contienda electoral, sólo uno afirmó, antes de la elección, que está dispuesto a tomar las riendas de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y dirigir la política nacional de vivienda de la próxima administración; se trata de Román Meyer Falcón, coordinador de Vivienda de la coalición Juntos Haremos Historia, encabezada por Andrés Manuel López Obrador.

Propuestas

Juntos Haremos historia

  • Política de Estado congruente con el desarrollo urbano.
  • Prever las necesidades de corto, mediano y largo plazos por la demanda de vivienda en el campo y la ciudad.
  • Ampliar recursos a los programas para atender a los sectores más vulnerables.
  • Fomentar la participación de los tres niveles de gobierno.
  • Coordinar políticas para que sean ejecutadas por Fovissste e Infonavit.

Todos por México

  • La vivienda y el desarrollo urbano como impulsores de ciudades competitivas.
  • Coordinación y liderazgo en la política de vivienda federal.
  • Necesidades de vivienda para un amplio segmento de la población.
  • Contracción de la construcción de vivienda nueva formal.
  • Restricciones legales y de operación.

Por México al Frente

  • Implementar mecanismos de planeación urbana de largo plazo.
  • Liberalizar el espacio privado en cuanto a permisos y usos de suelo.
  • Dar mayor importancia a la construcción de infraestructura urbana.
  • Buscar competitividad de las ciudades con las últimas tecnologías.
  • Las ciudades deben ser sostenibles en lo ambiental, en lo social y en lo económico.