Si hoy se pagaran las pensiones de todos los trabajadores que están en los más de 1,000 regímenes de pensiones que hay en el país, implicaría un costo de 156% del Producto Interno Bruto (PIB), indicó Francisco Aguirre, director general de Valuaciones Actuariales del Norte.

“Cada millón de mexicanos afiliado al IMSS nos cuesta 4 puntos del PIB, mientras que cada millón de afiliados al sistema de servidores públicos nos cuesta 16 puntos del PIB, lo que nos muestra claramente dónde está el problema financiero”, dijo al participar en el seminario Retos fiscales que enfrentan los gobiernos subnacionales para financiar la inversión en infraestructura, organizado por Moody’s y el Banco Mundial.

Detalló que, el IMSS registra alrededor de 18 millones de trabajadores; mientras que el ISSSTE a 5 millones de trabajadores. Sin embargo, el costo del pasivo de pensiones del IMSS sería de 73 puntos del PIB; mientras que los trabajadores al servicio del Estado serían 83 puntos del PIB.

De no hacer una reforma integral en el sistema de pensiones, advirtió, en 15 años, este costo se duplicará. “Se debe armonizar el sistema de pensiones, en el sentido de que se tenga claridad en los beneficios que da cada régimen, como es el caso de la edad de retiro, pues hay esquemas que permiten a un trabajador pensionarse de acuerdo a los años de servicio que hizo, con lo que, tenemos trabajadores que se pensionan a los 48 años”.

Esquemas de pensiones deben de auditarse

Para María del Carmen Fernández, directora de proyectos en la unidad de seguros, pensiones y seguridad social de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), antes de plantear una reforma en el sistema de pensiones, es necesario que se realice una auditoría en cada uno de los regímenes que hay en el país.

“Se deben hacer auditorías porque hay entidades que no tienen documentos digitalizados, es decir, todos sus expedientes son físicos y están guardados en un cajón. Entonces, si quieres hacer una reforma, primero se tiene que digitalizar la información de los pensionados”, dijo.

 Detalló que con un estudio actuarial se puede corroborar los pagos que se hacen, el número de pensionados, los beneficios adicionales que se les da a los trabajadores a través del esquema de pensiones que tienen, e incluso conocer si los nombres de los trabajadores están bien escritos.

“Es el trabajo sucio que nadie quiere hacer, pero hay que hacerlo, porque si se hace después de la reforma resulta peor y más caro. Con las auditorías se puede conocer si un sistema debe permanecer como está o se deben hacer modificaciones”.

Al cuestionarle, si se requiere de una secretaría de pensiones que se encargue de organizar los diferentes sistemas de pensiones que hay en el país, respondió:

“Sería muy importante (…) el problema de pensiones tiene una dimensión enorme y no hay una dependencia pública a nivel federal que supervise, organice y tenga un gobierno corporativo y que tenga un mandato sobre qué hacen cada uno de los regímenes que se tienen en pensiones”.

Mencionó que si bien se tiene cierta claridad en cómo se organizan el IMSS e ISSSTE en el tema de pensiones, existen otras situaciones laborales como las de trabajadores que son policías o bomberos, donde no se sabe cómo realmente ahorran para su retiro y quién organiza ese sistema.

A su parecer, si existiera un organismo exclusivo que se encargara del tema pensionario, tendría que estar a cargo de la SHCP o bien de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

[email protected]