El uso de servicios financieros en el país se genera por aspecto coyuntural y no por una decisión personal basada en la evaluación de la oferta que cada institución ofrece, de acuerdo con el análisis El Sistema Financiero en México realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México (UVM).

Según el estudio, las personas que utilizan algún servicio financiero lo hacen porque es donde depositan su nómina (21% de la población), por una recomendación personal (21%), por cercanía con alguna institución financiera (12%) o tradición familiar (10 por ciento).

Esto quiere decir que dichos factores superan a la evaluación que realiza una persona sobre el servicio y productos que le ofrecen, pues sólo 2% de la población basa su decisión en este aspecto.

Ante este escenario, las personas que utilizan los servicios que ofrece una institución financiera destacan que el servicio es importante; lo que indica que, una vez elegida la entidad (independientemente de los factores que hicieron acercarse a ella), la atención que reciben se convierte en un diferencial importante.

De acuerdo con el estudio, 64% de la población manifiesta ser usuario de algún servicio financiero, mientras que 6% desconoce si es así. Entre la lista de servicios financieros de más uso entre la población destaca la tarjeta de débito (55% de la población las utiliza), las tarjetas de crédito (41%), cuentas de ahorro (38%), cuentas de nómina (31%), cuentas de cheques (25%), pago de servicios (26%) y adquisición de seguros (15 por ciento).

Respecto de la confianza que la población tiene sobre las instituciones financieras, el estudio arroja que 35% de la población no confía en ellas, mientras que 63% reconoció que sí son confiables. Las organizaciones que más confiabilidad tienen son: universidades, iglesia, ejército y grandes empresas privadas mexicanas.

Una de las principales conclusiones es que tres de cada 10 mexicanos no tiene confianza en las instituciones financieras; esto nos dice que hay mucho que hacer, el tema de la confianza es muy complicado, es un bien que para construirlo es difícil (...) ahí hay mucho trabajo pendiente por parte del sector financiero y del gobierno (...) , explicó Miguel Limón García, representante de Aspen México, durante la presentación del estudio.

Entidades buscan su beneficio

Aunado a esto, la población percibe según el estudio que las instituciones del sistema financiero están más orientadas a su propio beneficio (57% de los encuestados) y a hacer más dinero (70%) que a estar apegadas a la ética (43%) y a brindar un buen servicio al usuario (30 por ciento).

Las áreas de oportunidad más grandes se registran en los renglones de accesibilidad, confianza en la regulación, rectitud y una percepción de que en general las instituciones están más orientadas a su propio beneficio que a la ética o el servicio , comentó Mercedes Poiré Romero, directora del Centro de Opinión Pública de la UVM.

Respecto al ahorro, el análisis indica que 42% de los mexicanos reconoce ahorrar de manera ocasional, 37% lo hace constantemente y 21% no lo hace.

De 42% de la población que sí ahorra, 37% lo ocupa para imprevistos, 9% para vacaciones, 9% para la compra de bienes inmuebles o automóviles y 4% para satisfacción de gustos muy específicos. Sólo 19% reconoce que lo hace para su retiro y 18% para fines educativos.

[email protected]