El sistema financiero necesita contar con instrumentos que le permitan enfrentar la quiebra de una institución financiera. Para ello, la información de la salud de los bancos es fundamental, consideró Alejandra Kindelan, subdirectora general de Banco Santander.

Las entidades deben tener la opción de quebrar, pues de lo contrario los incentivos y la disciplina de mercado no existe, las entidades bancarias igual que cualquier otra empresa de otro sector tienen que poder salir del mercado, ser absorbibles , comentó la directiva en el marco del IX Encuentro Santander- America Latina.

Así, la idea del Livin Wills que no es otra cosa que pedir a las entidades planes de contingencia y de resolución (una prueba de estrés muy severa), que permitan medir la capacidad que tiene la entidad para afrontar situaciones de estrés muy agudas; es fundamental, pues a partir de éstas se pueden aplicar una serie de medidas que permitan generar y captar liquidez para hacer que la entidad sea viable.

El supervisor

Asimismo, es necesario un esquema de resolución que permita darle al supervisor toda la información sobre el modelo de negocio y estructura, para tener en la mente cómo puede la entidad ser liquidable en caso de crisis, sin producir maremotos, como el desatado por Lehman Brothers.

Respecto de la aplicación de los impuestos bancarios, la directiva de Santander comentó que no deben pagar justos por pecadores, las entidades no deben de tener la sensación de que hay un bote de dinero que va a venir a salvarlas.

Deben ser los acreedores y accionistas quienes absorban las pérdidas no el contribuyente, pero si al final aún existieran costos que no se han logrado liquidar con el dinero de los accionistas, se podría crear un pequeño fondo , comentó.

Se debe mejorar el gobierno corporativo, transparencia, independencia rendición de cuentas y la gestión de riesgo.

[email protected]