Si Gran Bretaña no logra alcanzar un acuerdo aduanero para marzo del 2019, fecha en que se divorciará por completo de la Unión Europea (UE), las consecuencias serían "catastróficas", advierte un informe del Parlamento británico.

Con la salida del bloque comunitario, la cantidad de declaraciones a los servicios de la aduana británica (HMRC), que hoy tratan 55 millones por año, podría aumentar hasta 255 millones, indicó el comité de cuentas públicas de la Cámara de los Comunes.

El comité advierte que el HMRC no dispone aún de fondos suficientes para aumentar la capacidad para procesar las declaraciones aduaneras (CDS).

Subraya en su informe que "queda mucho por hacer" para instaurar un sistema de declaraciones aduaneras eficaz y que se debe asegurar que este organismo disponga del financiamiento suficiente.

Sería "catastrófico" si las CDS no están "listas a tiempo y que no hay un plan B", advierte.

Un portavoz del gobierno británico aseguró el martes que "el servicio de declaración aduanera está en buen camino para ser operacional en enero del 2019 y que tiene la capacidad para gestionar un aumento significativo de las declaraciones aduaneras".

Londres quiere alcanzar un acuerdo de unión aduanera interino con la UE de unos dos años para después del Brexit, que permita negociar acuerdos comerciales beneficiándose al mismo tiempo de las nuevas disposiciones aduaneras.