Bruselas.- Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) alcanzaron este martes un acuerdo político sobre la contribución de la banca europea a un "fondo de resolución", instrumento de la Unión Bancaria a cargo de liquidar bancos de la zona euro.

Este fondo de resolución, uno de los pilares de la compleja Unión Bancaria aprobada en abril, que la banca alimentará a altura de 55,000 millones de euros, pretende evitar que los contribuyentes paguen por el rescate o la liquidación de un banco.

Este fondo será alimentado progresivamente durante un periodo de ocho años para alcanzar al menos 1% del total de los depósitos de la zona euro.

Los bancos tendrán que contribuir anualmente al fondo y el monto de sus contribuciones será calculado sobre la base de su pasivo.

El ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, celebró el acuerdo obtenido este martes en Bruselas.

Francia quería evitar que sus bancos contribuyeran más al fondo que los bancos alemanes. "El sistema bancario alemán pesa casi tanto" que el sistema francés, señaló Sapin. La diferencia es que en Francia el sector está más concentrado.

Según el ministro habrá finalmente una contribución similar entre los dos países, del orden de "15,000 a 16,000 millones de euros" cada uno.

España, indicó el ministro español Luis De Guindos, aportará 5,300 millones de euros, "el 9.5% de la totalidad del fondo".

El Fondo de Resolución forma parte de la Unión Bancaria, un complejo mecanismo elaborado a nivel europeo y destinado a evitar la repetición de la crisis financiera que llevó a la zona euro al borde del precipicio.

Esta Unión tiene un mecanismo para supervisar a los bancos, el denominado Mecanismo Unico de Supervisión (MUS) que fundamentalmente analizará la calidad de los activos de las entidades. Lo completa el Mecanismo Unico de Resolución (MUR), en el cual un consejo debe decidir si se rescata o liquida una entidad.

Para que todo el mecanismo fuera creíble a los ojos de los mercados se creó el fondo de resolución dotado con 55,000 millones.

mac