Transcurrido un año de gobierno de la administración que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, en el que ha habido un nulo crecimiento de la economía, el sector bancario que opera en el país espera que sea a partir del 2020 cuando el PIB empiece a repuntar.

Lo ha dicho el propio presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, que hoy la economía, aunque hay algunos sectores con cifras positivas, en lo general no está creciendo y eso ya no va a cambiar en lo que resta del año. “La inercia del año ya está dada, aun cuando el fin de año es muy importante porque el comercio sigue siendo una parte activa de la economía, no va a pasar gran cosa que cambie el conjunto de los 12 meses en materia económica”.

En este sentido, el banquero señaló que el año que entra “está en nuestras manos” llevar a cabo las inversiones que se ofrecieron para que la economía vaya más aprisa y genere mayor crecimiento.

Se deben acelerar proyectos

En una entrevista reciente, destacó que, dada la solidez de la banca, hay posibilidad de crecer el año que entra, colocando mucho más crédito; y una parte importante para que se retome el crecimiento es que se aceleren los proyectos de infraestructura ya anunciados.

Eduardo Osuna, vicepresidente y director de BBVA, comentó por su parte que en el primer año de gobierno ha habido una curva natural de aprendizaje, por lo que se debe esperar un mejor segundo año de gobierno.

“Estamos pensando que el año que entra creceremos 1.3%, pero iremos viendo y esperamos que sea un año de sesgos positivos, es decir, que vayamos corrigiendo y viendo cómo se concretan temas como el de infraestructura, si se aprueba el tema del tratado de libre comercio (T-MEC) y llegan las inversiones”, dijo.

Repunte sería en el II trimestre

Héctor Grisi, presidente ejecutivo y director general de Santander México, estimó que a partir del segundo trimestre del 2020 se empiece a ver un repunte mucho más claro de la economía, al haber ya una mayor confianza, con un consumo más sólido, y tasas de interés más bajas, entre otros aspectos.

“Yo creo que al final del camino lo que necesita la economía son detonadores para que el crecimiento se retome y se dé, y haya la confianza para que empiecen a invertir. La infraestructura es muy importante, ocupa gran cantidad de gente, permea para todos los niveles de la economía, para que se genere consumo y eso es muy importante para que se detone la economía”, expuso.

Aunado a ello, comentó que el tema hipotecario es uno que no ha caído, pese a la desaceleración de la economía, lo que también puede impulsar el crecimiento.

Sobre este tema Ana Botín, presidenta global del Santander, comentó también que el presidente López Obrador tiene muy claro y entiende muy bien lo que funciona y lo que no funciona.

“Entiende que el equilibrio en la cuentas públicas, la inflación y el tipo de cambio hay que manejarlas y se están manejado muy bien, creo que la inversión extranjera está creciendo, se están anunciado planes de infraestructura y al final estamos en un contexto global, México compite en el mundo por inversiones, y por lo tanto el que sea un país atractivo es importante, y partiendo de esta estabilidad que se está creando, y yo creo que lo tiene muy claro y está ejecutando el plan y tiene todo nuestro apoyo”, señaló la banquera quien hace unos días estuvo de visita en México.

Otro banco que ve con mayor optimismo el 2020 es Banorte. Gabriel Casilla, economista del banco, comentó que este año hay un crecimiento económico de alrededor de 0%, pero que es una tendencia natural en los primeros años de cada administración, y confió en que el próximo año esta tendencia se revierta.

La semana pasada, la ABM confirmó que cuenta con 600,000 millones de pesos para financiar proyectos de infraestructura en el país, en una primera etapa, pero estos recursos podrían aumentar.

[email protected]