Grupo Financiero Banorte reconoce que el 2018 será un año retador por la incertidumbre de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la elección presidencial. Sin embargo, considera que ello no frenará el crédito a las pequeñas y medianas empresas (pymes), dado que es el sector que principalmente mueve a la economía del país y busca alternativas para no parar su actividad.

“La pyme no se va a parar, va a buscar canales alternos, mecanismos y mercados alternos, para seguir vendiendo. Algo que demuestran las pymes es ese dinamismo natural que tienen, y si se les cierra una puerta, buscan otra”, asegura Luis Ortega, director general de segmento pyme del banco regiomontano.

Banorte atiende hoy a pequeñas y medianas empresas que facturan desde 1 millón hasta 250 o 300 millones de pesos al año. Su cartera para este segmento asciende en la actualidad a 32,000 millones de pesos. Este año, pese a que el crédito en la banca ha mostrado una desaceleración, el de las pymes en Banorte sigue con un repunte de doble dígito. Su cartera vencida en este rubro es de alrededor de 4 por ciento.

En entrevista, el directivo confía en que, pese a la coyuntura geopolítica que se avecina para el país y a la situación en Estados Unidos, no se frenará el crédito a las pymes, y por el contrario seguirá con el mismo dinamismo en este sector, e incluso mayor.

“Creemos que podemos estar en niveles de crecimiento muy similares a los actuales, más o menos dos puntos arriba o abajo, pero la economía de las pymes no se va a parar. Estimamos que el 2018 va a ser retador, pero no estamos estimando un decrecimiento, por el contrario”, dice.

Añade: “El tema del TLCAN nos brindará las mismas posibilidades, habrá que buscar nuevos mercados y así lo están buscando (las pymes). De hecho, yo siento que ya lo tienen, desde noviembre del año pasado, cuando sí sentimos un cierto freno, pero poco a poco las cosas volvieron a la normalidad, porque las pymes buscan ese mecanismo de defensa y cómo sobreponerse a ese tema”.

Ante una posible ruptura del TLCAN, ve como ventaja el poder empujar con más fuerza la colocación del crédito a pymes que tengan liquidez.

Para apoyar a las pymes, Banorte ha puesto en marcha dos promociones: su producto Crediactivo, en el cual, hasta el último día de noviembre, el cliente puede beneficiarse con hasta cero comisión por apertura; y en captación, quienes incrementen su saldo en más de 100,000 pesos, se les otorgan certificados de viaje.

Luis Ortega comenta que el objetivo de Banorte es ganar más mercado en el segmento de pymes, donde hoy se encuentran en el cuarto lugar pero ya buscando alcanzar al tercer y segundo lugar.

Hace algunos días, Banorte anunció que se fusionará con Interacciones. Respecto a si esta operación puede hacer crecer de forma importante la cartera de pymes para el banco regiomontano, el directivo no quiso hacer comentarios, pues primero, dice, habrá que esperar el aval de las autoridades.

“Va a ser un 2018 muy retador, pero contamos con mantener los niveles de este año”, señala.

APOYOS A EMPRESAS AFECTADAS

Por otra parte, el director de banca pyme de Banorte informa que el banco sigue con el levantamiento del censo sobre empresas que resultaron afectadas por los sismos, para darles beneficios como periodos de gracia en capital e intereses, y ofrecerles nuevos créditos en condiciones diferentes.

Explica que se empezó en los estados de Oaxaca y Chiapas, después en Morelos y Guerrero, y ahora en la Ciudad de México.

“Ahorita mismo no tenemos un dato de cuánto, pero hemos estado avanzando en estos casos, y lo tenemos abierto”, expone.