Existen tres federaciones encargadas de la supervisión auxiliar de sociedades financieras populares (sofipos) que no cumplen con los requisitos necesarios para continuar con sus operaciones y que ya han sido notificadas de su incumplimiento, indicó Marco Antonio López Pérez, vicepresidente de Banca de Desarrollo y Finanzas Populares de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Ante representantes del sector de finanzas populares, el funcionario explicó que estas entidades no cumplen con el principal requisito, que es tener afiliadas por lo menos a ocho sofipos, con la finalidad de encargarse de su supervisión auxiliar.

En el sector tenemos tres federaciones que no cumplen con este supuesto de ley, que están en proceso de revocación al día de hoy, y ya fue notificado el incumplimiento y está transcurriendo el tiempo legal para que respondan, y en caso de que no cumplan con el mínimo necesario, serán revocadas , expresó López Pérez.

Las federaciones son los organismos que se encargan de supervisar auxiliarmente a las financieras populares afiliadas; en la actualidad existen seis organizaciones encargadas de vigilar a las 48 sofipos autorizadas.

De estas seis, Fedrural, Femdes y Federación Fortaleza Social no tienen un mínimo de ocho sofipos afiliadas, el cual, tal y como lo establece la Ley de Ahorro y Crédito Popular, es requisito para operar.

Las mismas sofipos son las encargadas de afiliarse a una federación que se ocupe de su vigilancia auxiliar. Asimismo, las federaciones ofrecen capacitación, asistencia técnica y representación ante las autoridades.

La última iniciativa de reforma al marco normativo de las entidades de ahorro y crédito popular que se presentó en el Poder Legislativo y que se congeló en el Senado contemplaba la desaparición de las federaciones para que la supervisión a las sofipos la hiciera directamente la CNBV.

Al quedarse atorada dicha ley, la CNBV ha buscado unificar los criterios de supervisión con las federaciones y así vigilar de mejor manera a las sofipos que basan su modelo de negocio en la atención a las personas de más bajos ingresos y alejadas de los servicios financieros tradicionales.

Paciencia a sofincos

Otra de las cuestiones que abordó el funcionario fue las pocas autorizaciones que ha otorgado la CNBV para la operación de nuevas sociedades financieras comunitarias (sofincos), que es una de las figuras más nuevas del sistema financiero mexicano.

Al respecto, López Pérez indicó que se cuenta con expedientes de sofincos que han pedido la autorización desde hace más de tres años; sin embargo, éstas no cumplen con la normativa correspondiente para que la CNBV otorgue los permisos.

Cuando se ha intentado revisar a las sofincos que piden ser autorizadas, hemos observado que no cumplen con la regulación, con los esquemas, con los manuales (...), es un círculo vicioso en el que hemos estado muchos años, pero no tenemos los elementos para autorizarlas, entonces preferimos no autorizarlas y darles el tiempo para que constituyan bien su institución , comentó López Pérez.

Las sofincos son instituciones que tienen el objetivo de ofrecer servicios financieros en comunidades rurales de alta marginación. En la actualidad, sólo ha habido una autorización y se sabe que hay cuatro expedientes en la CNBV a la espera de recibir el aval.

[email protected]