Al tercer trimestre del año, el seguro agrícola registró una cobertura menor a la del mismo periodo del 2018, de acuerdo con los datos divulgados por Agroasemex.

En su informe, la dependencia informó que se aseguraron 1.11 millones de hectáreas, lo que resultó en 36.8% menor a las 1.76 millones que el seguro agrícola cubrió en el mismo periodo del año pasado. Del total de la superficie asegurada, 69.2% corresponde a los fondos de aseguramiento mientras que 30.8% restante a las diferentes aseguradoras privadas que operan esta cobertura en el país.

“La superficie asegurada, respecto del mismo periodo del 2018, disminuyó en 36.8%, ello por la disminución de 29.7% en los fondos de aseguramiento y 48.6% en las aseguradoras privadas”, explicó.

Además de la caída en el aseguramiento de la superficie, en el periodo de enero a septiembre de este año, la suma asegurada y emisión de primas sufrieron disminuciones en su comparación anual.

En el primer caso, la suma asegurada cayó 30.2% este año, al pasar de 36,894 millones de pesos a 25,765 millones, mientras que las primas diminuyeron en 35.3% anual al pasar de 2,281 millones a 1,476 millones.

Agroasemex también informó que 84.1% del total de la superficie asegurada se concentra en los cultivos básicos de maíz, algodón, sorgo, soya y trigo, los cuales son operados, en su mayoría (72.9%), por los fondos de aseguramiento, mientras que 15.9% corresponde a otros cultivos, los cuales son operados, principalmente, por las compañías privadas.

Por su parte, el seguro ganadero también mostró disminuciones en cuanto a los animales asegurados, que pasaron de 155 millones a 60 millones este año, lo que significó una caída de 61.3 por ciento. En cuanto a la emisión de primas, éstas pasaron de 552 millones de pesos a 384 millones, lo que representa una disminución de 30.4 por ciento.

No obstante, en la suma asegurada hubo un mejor resultado. Este año se aseguró, por un total de 51,766 millones de pesos, 27.5% más que los 40,592 millones del año pasado.

Presupuesto impacta

Anteriormente, Fitch Ratings refirió que la caída en el rubro del seguro agropecuario se debe a la caída del presupuesto del sector, además de que el gasto se ha ejercido, durante el año, de manera moderada.

En este sentido, Eugenia Martínez, directora de Seguros en México de Fitch, indicó que el gasto del sector cayó 22% anual, mientras que sólo se ha ejercido 52% del presupuesto aprobado.

“Estas reducciones responden en gran medida al cambio en las reglas de operación, así como en las fechas de publicación de las mismas. El ejercicio 2019 podría ser un punto de inflexión para el sector asegurador agrícola privado; no obstante, la presión adicional provendría de la incertidumbre sobre la aplicación de políticas públicas que contrajera las operaciones de empresas aseguradoras privadas”, explicó.

De acuerdo con los últimos datos de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, a finales del 2016, la penetración de este producto apenas fue de 0.5% del Producto Interno Bruto.

Anteriormente, Fitch indicó que el sector asegurador mexicano empezaba a tener un apetito cada vez mayor por el mercado agropecuario, pese a ser un ramo muy técnico.

¿Qué es el seguro agrícola?

Este seguro es un mecanismo diseñado para dar continuidad a los procesos productivos en el campo ante factores o sucesos no controlables por el agricultor, como el clima, plagas, enfermedades, entre otros.

[email protected]