Aunque en la administración gubernamental de Enrique Peña Nieto hubo años en donde los recursos para los subsidios a la vivienda fueron sustanciosos, en la parte final de dicho gobierno los montos destinados a estos apoyos disminuyeron de manera importante, al grado de que este año se terminó el presupuesto para este fin desde octubre.

En este contexto, Carlos Medina Rodríguez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), advirtió que esto no debe suceder en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por lo que es necesario un programa multianual, con recursos de 12,000 millones de pesos anuales, para dar certeza a las empresas participantes del sector y en especial a las familias de más bajos ingresos, de que con el subsidio, acompañado de un financiamiento, puedan adquirir una casa.

“El subsidio en el 2018 se agotó desde octubre y hoy ya llevamos mes y medio sin poder atender a familias con esta necesidad. Buscamos que para los siguientes años exista un presupuesto robusto, lo ideal sería que fuera de 12,000 millones de pesos (anuales), entendemos que son épocas complejas pero creemos que esa cantidad ayudaría a que se entreguen más y mejores viviendas”, acotó Medina Rodríguez.

De acuerdo con el presidente de la Canadevi, que representa a cerca de 1,000 desarrolladores, en el 2014 se obtuvo un monto histórico para subsidios a la vivienda, de 14,000 millones de pesos, de los cuales más de 11,000 millones se destinaron al programa de soluciones habitacionales que opera la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), con los cuales se realizaron alrededor de 200,000 acciones.

Sin embargo, en los últimos años el presupuesto se redujo y este año sólo se contó con alrededor de 5,700 millones de pesos, con los cuales se han realizado apenas 110,000 acciones de vivienda.

“A partir del 2014, vino un decremento en el recurso para el subsidio y se entregaron cada vez menos viviendas a las familias de menos recursos, el año pasado estábamos en el orden de las 100,000 familias que pudieron utilizar el subsidio, prácticamente la mitad de las 200,000 del 2014”, explicó Medina Rodríguez.

El subsidio para la vivienda se entrega a personas que ganan hasta poco más de 12,000 pesos mensuales y el monto máximo del apoyo es de 85,758 pesos, con un promedio entre 60,000 y 70,000 pesos, para adquirir una vivienda de interés social, recurso que debe estar acompañado por un financiamiento que otorga una entidad ejecutora, como por ejemplo, el Infonavit, un banco o una cooperativa de ahorro y préstamo.

Certeza para desarrolladores

A pesar de que el beneficiario directo del subsidio es quien recibe este apoyo, el que se tenga una certeza de cuánto se destinará en los distintos años a este tipo de programas da certidumbre a los desarrolladores, pues ellos pueden planear su estrategia a seguir para la construcción de este tipo de viviendas.

“Nosotros tenemos que estar listos para producir estas viviendas que se pueden adquirir con un subsidio. Cuando existe esa certeza de que va a haber determinada cantidad para hacer cierto número de viviendas, tenemos que prepararnos para tenerlas listas, por eso es importante conocer el presupuesto multianual, porque la producción de vivienda demanda mucho tiempo”, comentó Medina Rodríguez.

En la actualidad, se estima que se construyen alrededor de 1 millón de viviendas al año, de las cuales 500,000 son formales (que se adquieren con un crédito y dentro de los polígonos territoriales) mientras que el resto es informal, por lo que Medina Rodríguez apuntó que lo deseable sería que se edificaran al menos 750,000 casas de manera formal y así avanzar rápidamente en combatir el déficit habitacional, estimado en al menos 9 millones de viviendas.

El presidente de la Canadevi informó que se trabaja con los funcionarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para establecer los cambios para los próximos años y aplicarlos al menos en las reglas de operación del 2020 y así fortalecer la industria que en la actualidad impacta en 37 de las 42 ramas de la economía.

Genera alrededor de 3 millones de empleos al año así como una inversión de 400,000 millones de pesos.