Uno de los objetivos principales de la plataforma de cobros digitales, CoDi, que ya ha iniciado su fase piloto, es disminuir el uso del efectivo.

Sin embargo, ello parece una tarea titánica, cuando hoy casi la totalidad de la población utiliza el efectivo para realizar sus pagos; y apenas una mínima proporción los hace por el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) que administra el Banco de México (Banxico) y que es la carretera por la que correrá el CoDi.

De acuerdo con los Resultados de Estudios Cuantitativos y Cualitativos Sobre Efectivo 2018 que realizó el Banxico, 90% de la muestra (39.3 millones de personas) usa el efectivo para cubrir sus gastos diarios, mientras que 14% (6.2 millones) lo hace con tarjeta de débito, 6% (2.8 millones) con tarjeta de crédito y 3% (1.2 millones) utiliza el SPEI.

No obstante, de acuerdo con los resultados del estudio, a futuro (en un horizonte de un año) las personas creen que cambiarían sus formas de pago, 58% (25.4 millones) usaría efectivo, 22% (9.8 millones) tarjeta de débito, 15% (6.4 millones) tarjeta de crédito y 11% (4.7 millones) el SPEI.

En montos mayores, se evita el efectivo

El documento del Banxico señala que cuando las personas tienen que pagar un servicio, 85% (37.2 millones) siempre usa efectivo para el pago de luz, agua o teléfono; 69% (30.4 millones) para pagar el supermercado; 68% (29.6 millones) para pagar en tiendas de conveniencia, como Oxxo y 7-Eleven; 65% (28.4 millones) en tiendas de ropa y calzado; 57% (24.8 millones) en servicios médicos, hospitales y medicamentos; 53% (23.2 millones) en la gasolinera; 52% (22.9 millones) en restaurantes; y 51% (22.3 millones) en el pago de colegiaturas.

Sin embargo, refiere el estudio, cuanto mayor es el monto del pago  es más probable que la población evite el efectivo y recurra a otros medios para realizarlo.

De esta manera, para montos menores o iguales a 100 pesos, 91% (39.9 millones de personas) usaría efectivo; 5% (2.2 millones) usaría tarjeta de débito; 3% (1.3 millones) tarjeta de crédito y apenas 0.14% (0.06 millones) el SPEI.

Para montos mayores a 100 pesos y menores a 500, 78% (34.2 millones) usaría efectivo; 14% (6.2 millones) tarjeta de crédito; 6% (2.8 millones) tarjeta de crédito, y 0.53% (0.23 millones) el SPEI.

En tanto, en montos mayores a 500 pesos y menores a 1,000, 60% (26.4 millones) usaría efectivo; 22% (9.8 millones) tarjeta de débito; 13% (5.6 millones) tarjeta de crédito, y 1.2% (0.51 millones) SPEI.

Y para montos mayores a 1,000 pesos, 49% (21.5 millones) usaría efectivo; 26% (11.2 millones) tarjeta de débito; 17% (7.3 millones)  tarjeta de crédito; y 2.1% (0.93 millones) SPEI.

La mayoría no sabe para qué es el SPEI

El estudio arrojó también que 84% (36.7 millones de personas) de la población objetivo no sabe para qué sirve el SPEI; mientras que 7% (3 millones) mencionó que servía para transferencias de dinero; 5% (2.4 millones) para hacer pagos o compras por Internet; un porcentaje similar (2.1 millones), para realizar transferencias entre bancos, y 2% (0.81 millones) para pago de nómina o sueldo por Internet.