La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda exigirá mayor calidad en los reportes enviados por los participantes del sector financiero, anunció su titular, José Alberto Balbuena, al destacar que esta información está sirviendo para desarrollar un mapa de la República que identifica a los municipios más vulnerables al lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Durante su participación en un seminario organizado por la Asociación de Bancos de México (ABM), explicó que el nuevo programa de fortalecimiento y eficacia de reportes es necesario porque de una muestra de 3 millones de informes analizados en el 2011, enviados por instituciones financieras, sólo 5% cumple con los requisitos.

En el caso de los reportes que emiten los bancos, únicamente 10% está dentro de los parámetros necesarios para determinar el indicio de lavado de dinero. Estamos recibiendo reportes que hacen referencia a extorsión, secuestro y fraude, pero aquí el análisis se centra en el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo .

Dio a conocer que una vez que se definan los detalles con la ABM sobre los nuevos criterios, se capacitará al personal encargado de elaborar los reportes. Primero se hará una prueba piloto y dependiendo del resultado se harán programas continuos. Como ejemplo indicó que recibían reportes de personas que habían hecho transacciones de fondos a determinados paraísos fiscales, pero no se sabía el contexto sobre si es una operación habitual del cliente, si hace sentido .

Es decir, todo eso no se veía reflejado en los reportes y no daba los elementos suficientes para tomar una decisión. Teníamos que regresar con ustedes y pedirles todo el soporte del análisis para ver si realmente hay algo que nos preocupa o no . Con el nuevo programa se evitará eso, afirmó. Ahora se identificará el tipo de alerta, análisis del contexto y si la institución realizó algún tipo de gestión de revisión con el cliente. Si no tengo una operativa inusual de un cliente, pero aparece en la lista oficial, por ejemplo: en la de los más buscados por la PGR o en la de terrorismo de la ONU, por supuesto que lo deben reportar .

Eso es lo que se llama un reporte con excepción de inusual, precisó. Si no sale en la lista se debe identificar el riesgo operativo que se usa para identificar los vínculos entre sujetos tanto nacionales como extranjeros. Informó que la UIF tiene una base de datos de 60 millones de reportes, de los cuales 80% ya está analizado. De ese total 9.3 millones sirvieron para determinar sujeto de riesgo; 28 millones para llevar a cabo estudios estratégicos; 14 millones son exclusivamente para identificar zonas geográficas de riesgo, y 3.5 millones para poder trabajar con los sujetos obligados en programas de retroalimentación y calidad de los reportes.