El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo subió menos de lo esperado la semana pasada, lo que apunta a una fortaleza sostenida del mercado laboral.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo subieron en 1,000, a una cifra desestacionalizada de 218,000, en la semana que terminó el 28 de julio, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. Las solicitudes de la semana previa no fueron revisadas.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos de beneficios por desempleo aumentaran a 220,000 en la última semana.