Más que una regulación, las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes) entidades no reguladas (ENR) necesitan una depuración y una mayor transparencia en el destino de sus recursos, refirió la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

El director de Evaluación y Vigilancia del organismo, José María Aramburu, comentó que por la captación de recursos del público de manera irregular y los problemas financieros detectados sobre todo en las hipotecarias, en especial, se ha credo una imagen negativa del sector.

No obstante, aclaró, hasta la fecha sólo se tienen identificadas 15 sofomes ENR dedicadas a la captación irregular, situación que está siendo atendida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, por lo que no se puede considerar un riesgo sistémico, sólo un foco amarillo.

La Sociedad Hipotecaria Federal se encuentra a su vez al pendiente de las sofomes hipotecarias, para que aquellas que han registrado problemas, como Vértice y Su Casita, logren salir adelante, refirió en entrevista.

El funcionario reconoció que este tipo de situaciones ha llevado a satanizar la figura y a proponer la necesidad de regular dicho sector, lo que implicaría un aumento en sus costos de al menos 150,000 pesos.

Refirió que hasta el momento se tienen detectadas alrededor de 3,000 sofomes, de las cuales 2,976 están bajo la figura de ENR, situación que ha sido mal entendida por el sector y el mercado.

Enrique Presburger, autor del libro Sofomes ENR, la puerta a la revolución financiera en México, comentó que de las entidades detectadas se estima una cartera total de 208,500 millones de pesos, lo que representa de 8.0 a 10% del financiamiento total en el país.