Con apenas seis años en el mercado y crecimientos anuales de entre 16 y 18%, las sociedades financieras populares (sofipos) tienen una potencialidad tremenda .

El presidente electo de la Amsofipo, Armando Sánchez Porras, se atreve a decir incluso que el sector, hoy día, es el más importante dentro del sistema financiero regulado y el más dinámico después de los bancos.

En entrevista, precisa que tan sólo en los últimos tres años, a nivel general, se han tenido incrementos en activos de más de 50 por ciento.

En estos seis años los activos que tienen las sofipos andan en alrededor de los 20,000 millones de pesos. Representan 50% de los activos de las uniones de crédito que tienen más de 80 años y como 35% de los de las cooperativas de ahorro y préstamo .

En la actualidad, son 43 las sofipos autorizadas, pero tres de éstas aún no operan. Atienden a más de 2.5 millones de clientes y algunas, según cifras de Sánchez Porras, han crecido exponencialmente hasta 1,000% en los últimos años. La Amsofipo por su parte, aglutina a 10 sociedades de este tipo, pero esperan en unos meses elevar el número de asociados a 20 o 25.

El también Presidente de la sofipo Integra Opciones considera que tales niveles de crecimiento del sector se deben a que ha habido más interesados en participar en este tipo de entidades financieras, además de que muchas se encuentran en una etapa de consolidación.

Hoy están llegando grupos fuertes a fusionarse o a comprarla o a invertir de manera directa... Y, en esa medida, pues, hay potencialidad de crecimiento .

Sin embargo, considera que para que el sector de las sofipos pueda crecer de manera exponencial en los próximos años, las autoridades deben entender su importancia e impulsar algunas acciones, como cambios a la Ley de Ahorro y Crédito Popular –creada originalmente para las cooperativas pero que ya sólo aplica a las sofipos-, y permitirles operar con corresponsales, a través de teléfonos celulares y realizar operaciones de baja transaccionalidad, entre otros puntos.

Esto lo han sacado exclusivamente para los bancos. Entonces, si dieran ese otro tipo de facultades, creo que este sector podría desarrollarse de manera más acelerada y, sobre todo, contribuir de manera más importante a llegar con servicios financieros integrales.

No sólo crédito, sino ahorro en diferentes modalidades: sistemas de pago, seguros. Podríamos llegar con este portafolio más amplio a la población que hoy está excluida .

[email protected]