El sector de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) busca nuevamente ser apoyado por el Banco Mundial, pero ahora con especial énfasis en el desarrollo de infraestructura tecnológica, con la finalidad de tener mayor penetración en zonas con escasos servicios financieros y sin necesidad de abrir nuevas sucursales.

En entrevista, César Zepeda, presidente de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex), indicó que se han tenido pláticas con funcionarios del Banco Mundial, los cuales están interesados en el desarrollo de este sector, el cual atiende a cerca de 6 millones de personas en México.

Zepeda comentó que la intención es que el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) sea intermediario de esta colaboración para que por medio de éste se repartan los recursos que otorgaría el Banco Mundial en apoyo al sector.

Las socaps no operan directamente con el Banco Mundial, prácticamente los apoyos llegan con proyectos que le presenta Bansefi; al final, con quien se entiende es con Bansefi, que decide qué se hace con este recurso que se obtiene a través del crédito del Banco Mundial , detalló Zepeda.

Valdría la pena hacer un muy buen acuerdo con Bansefi para multiplicar, a través del uso de tecnologías, medios de pagos, cajeros automáticos, y así propiciar el tema de inclusión financiera pero que fuera una sola inversión (del Banco Mundial) bien dirigida para todas las socaps, que no tuviera que hacer inversiones por separado, porque eso cuesta más y hace más lenta la inclusión financiera , detalló Zepeda.

Nueva etapa del Patmir

Hay que recordar que el Banco Mundial ya ha repartido recursos para crear esquemas en beneficio del sector financiero popular y donde Bansefi ha sido intermediario; prueba de ello es el Programa de Asistencia Técnica a las Microfinanzas Rurales (Patmir), el cual ha tenido tres etapas y se busca que tenga una nueva.

Las dos primeras del Patmir fueron operadas por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y la tercera, por el Bansefi, misma que duró del 2012 al 2016 y por la cual se contó con la participación de 175 instituciones financieras populares y se logró la inclusión financiera de 1 millón 231,705 personas gracias a una derrama cercana a 900 millones de pesos.

El Patmir consiste en alianzas con consultores especializados con la finalidad de que éstos capaciten a las entidades de ahorro y crédito popular (socaps, financieras populares y financieras comunitarias) para que desarrollen productos específicos que logren incluir financieramente a las personas del medio rural.

Tenemos las expectativas de que puede haber una nueva edición del Patmir, pero se le están haciendo adecuaciones para mejorar la operatividad de éste y justamente por eso las socaps estamos pidiendo que se haga énfasis al tema de la tecnología, desde el propio banco, para que se pueda compartir esa red de tecnología para todo el sector y llegar a más gente con productos mucho más novedosos , acotó Zepeda.

El resultado de la fase tres del Patmir fue excelente (...) Se están haciendo las evaluaciones actuales, para ver hacia dónde vamos a encaminar el tema de Patmir y los demás apoyos que pueda dar Bansefi para el sector, pero hacia donde apunta todo es a invertir en temas de redes y de tecnologías, para profundizar más y llegar a más gente sin tener que abrir sucursales , agregó.

En la actualidad existen 152 socaps autorizadas, las cuales concentran activos por 113,419 millones de pesos y atienden a 5 millones 925,932 socios, con casi 2,000 puntos de acceso en diversos estados de la República.

fernando.juarez@eleconomista.mx