En Latinoamérica existe cierta percepción de que los sistemas de pensiones bajo el esquema de reparto son un éxito en países europeos, pero la realidad es que se han vuelto un problema de sostenibilidad, indicaron expertos al participar en una videoconferencia de “Sistemas de Capitalización al rescate de los Sistemas de Reparto: caso Europeo”, organizado por la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP).

Ángel Martínez-Aldama, presidente de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), explicó que el cambio en el crecimiento demográfico y la esperanza de vida, cada vez vuelven menos sostenibles los esquemas de reparto.

“Durante los años 60 y 70 se tenía una pirámide poblacional en la que había más trabajadores en activo que pensionados, con lo que era ideal el sistema de reparto, pero esta pirámide se revirtió. Los sistemas de reparto tienen una falta de equidad intergeneracional como intrageneracional”, dijo el pasado 30 de junio en el evento del FIAP.

Detalló que, en Francia hay 42 regímenes de pensiones con porcentajes de aportaciones y niveles de prestaciones distintos.“Por ejemplo, los bailarines con 42 años se jubilan (...) Ahora, se busca establecer un sistema de horas cotizadas con cuentas individuales que sustituirá a los 42 regímenes”.

Gonzalo Rengifo, director general para Iberia y Latinoamérica de Pictet Asset Management,comentó que, si algo están teniendo en común los países europeos es que, la mayoría están realizando reformas en sus sistemas de reparto encaminados a potencializar los esquemas de capitalización.

A su parecer, existe la falsa idea de que las tasas de reemplazo —el porcentaje que recibirá de pensión el trabajador, respecto de su último sueldo— con los sistemas de reparto es mayor que en los esquemas de capitalización.

“Los sistemas de reparto como están definidos hoy en día y con los retos que enfrentan otorgarían una tasa de reemplazo entre 30 y 35 por ciento. En España, por ejemplo, se habla de una tasa de reemplazo de 76%, pero la realidad es que vamos a estar por debajo del 40 por ciento.”

Casos de éxito con sistemas mixtos

Los especialistas mencionaron que, cuando en Latinoamérica se hace referencia al esquema de reparto de Holanda, se debe entender que en dicho país conviven tanto un esquema de beneficio definido como de capitalización.

“En Holanda, las tasas de reemplazo están por arriba de 75% y eso es posible porque tienen sistemas de capitalización que acompañan al sistema de reparto”, remarcó Rengifo.

En los países bajos existen tres pilares de pensiones

El primero es una pensión pública ligada al salario mínimo; el segundo es el de capitalización con planes de empleos en el que se ahorra para la jubilación, desempleo y viudez; y el tercero es el ahorro voluntario.

Otro caso de éxito es el Reino Unido, donde se propuso un sistema de inscripción voluntaria a planes privados, “las empresas están obligadas a incorporar a todos sus trabajadores a un fondo de pensiones, con la posibilidad de darse de baja si lo consideran oportuno”, expuso Martínez-Aldama.

“A este sistema de capitalización, se incorporaron 10 millones de trabajadores y solo 9% de los trabajadores se salieron. Ha permanecido 91%, han sido resultados muy exitosos, especialmente para trabajadores de bajos ingresos y para mujeres”.

Abundó que en Irlanda se busca establecer este esquema; mientras que en Suecia también se tiene un sistema mixto donde las aportaciones son de 18.5 y 90% de los trabajadores tienen un fondo de pensiones de empleo.

Los esquemas utilizados

  • En países europeos existen problemas de sostenibilidad con los sistemas de reparto.
  • La mayoría de los países está buscando reformar sus sistemas de reparto y potencializar los de capitalización.
  • En Holanda existe un sistema mixto, con el esquema de reparto y fondos privados.
  • En Reino Unido se estableció un programa en el que las empresas están obligadas a inscribir a sus empleados a planes privados, con la posibilidad de que se puedan salir.

[email protected]