El sector empresarial del país pugnó por modernizar el sistema tributario, ya que no responde a las necesidades de promoción de ahorro, inversión y crecimiento de la economía, además de ser complejo y de que no ha logrado integrar la economía informal.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) avaló el reto de la reforma hacendaria: que quienes no pagan impuestos lo hagan y quienes ejercen el gasto lo hagan con responsabilidad .

Al respecto, la Canacintra abogó por un verdadero cambio en el sistema tributario mexicano, en el cual se tomen en cuenta los principios de eficiencia y neutralidad, simplificación y seguridad jurídica.

No haber logrado una reforma hacendaria ha inhibido un mejor desempeño de la economía. Una débil recaudación y una mala asignación de los recursos nos han llevado a un constante aumento de la deuda pública, además de estar dilapidando los recursos provenientes de la renta petrolera, tener un IVA y una política de subsidios altamente regresiva que beneficia a los que más tienen , consignó el CEESP en un documento por separado.

Debemos contar con una reforma hacendaria que facilite el pago de las obligaciones, fortalezca la recaudación, pero también que mantenga un estricto control sobre la manera en que se gastan los recursos públicos. Una reforma hacendaria basada en la incorporación de más contribuyentes , demandó la Cámara Nacional de la Industria de Transformación.

[email protected]