El sistema bancario mexicano podría verse afectado por un debilitamiento de la economía de México, que incrementaría la morosidad y pondría una pausa en el crecimiento del sector, dijo el jueves la agencia calificadora Moody's.

El Banco de México (Banxico) redujo este miércoles 28 de agosto su proyección de crecimiento económico de México para 2019 por quinta vez consecutiva, citando una expansión menor a la anticipada en el segundo trimestre.

"El financiamiento quirografario al consumo y a pequeñas y medianas empresas serán los segmentos que sufran más en una desaceleración económica", dijo el analista de Moody's, Felipe Carvallo, citado en un comunicado.

“Los indicadores de cartera vencida –que se han ubicado en los niveles más bajos de los últimos 13 años al registrar 2.1 por ciento a junio de 2019– podrían incrementar a 2.7 por ciento para 2020, aunque las políticas de originación conservadoras limitarán un mayor deterioro.”

La calificadora señaló que el capital se mantendrá estable, pero incorporará instrumentos de menor calidad.

Los niveles de capital aumentarán debido al menor crecimiento de crédito, pero la menor rentabilidad, el pago de dividendos extraordinarios y las emisiones equivalentes de capital básico adicional o complementario, limitarán las ganancias.

Indicó que la dependencia en financiamiento de mercado continuará siendo limitada, pero la fortaleza de la rentabilidad bajará a consecuencia de los menores márgenes y mayores costos crediticios.

Con todo, Moody’s espera que los márgenes se mantengan entre los más altos de la región, registrando 6.1 por ciento a junio de 2019.

Destacó que la disposición del gobierno para dar apoyo a los bancos continuará siendo alta, con base en sus antecedentes de apoyo para los bancos.

El sistema financiero mexicano está encabezado por unidades de grandes firmas internacionales como las gigantes españolas BBVA y Santander, el estadounidense Citigroup y el británico HSBC, así como el local Banorte.

Con información de Reuters y Notimex.