Las solicitudes de indemnización generadas por los sismos que sucedieron en septiembre del año pasado le costarán al sector asegurador alrededor de 25,163 millones de pesos.

En plática con los medios, Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) informó que al corte del 31 de enero de este año se han presentado 42,843 solicitudes de indemnización.

De dichas solicitudes, sólo 8,882 son por el sismo registrado el 7 de septiembre, mientras que las restantes 33,961 son por las pérdidas del 19 de septiembre.

Agregó que del primer desastre, la estimación del costo es por 9,373 millones de pesos.

De los siniestros registrados el 19 de septiembre, la estimación del costo para el sector asegurador es de 15,790 millones de pesos.

Recordó que en fenómenos de esta magnitud, los resultados definitivos se obtienen hasta después de 18 a 24 meses, debido a la constante actualización de siniestros; sin embargo, a medida en que pasa el tiempo el registro de nuevas solicitudes de indemnización va disminuyendo.

La AMIS destacó que México ocupa el lugar 23 entre los países con riesgo catastrófico alto por desastres naturales; cerca de 41% del territorio y 31% de la población están expuestos a huracanes, tormentas, terremotos y erupciones volcánicas, y más de 66% se enfrenta por lo menos a un riesgo.

“En términos económicos, significa que 30% del Producto Interno Bruto (PIB) está expuesto a tres o más riesgos, mientras que 71% es vulnerable a dos o más”, aseveró la asociación.