El síndico del concurso mercantil de Ficrea, Javier Navarro Velasco, busca que el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) aclare la situación de 10 vehículos que se remataron en el proceso de subasta del pasado 26 de mayo, con el fin de determinar si dichos automóviles pueden ser parte de la masa concursal de esta empresa o, en su caso, el monto por el que se vendieron sea parte del próximo pago a los defraudados por esta empresa.

De acuerdo con la interventoría gerencial, el pasado 31 de mayo el juzgado 14 de distrito de la Ciudad de México, resolvió ordenar un oficio al SAE para que en un plazo de ocho días (a partir el 31 de mayo) informe la procedencia de los vehículos que, de acuerdo con defraudados de Ficrea, pudieron haber sido propiedad de esta empresa y no se reportaron dentro de los bienes a liquidar en el concurso mercantil.

En dicha subasta, el SAE consiguió en total alrededor de 28.5 millones de pesos, gracias al remate de vehículos que en su mayoría fueron asegurados por procesos judiciales federales: fiscales, mercantiles y penales. Algunos de éstos, según constan imágenes, cuentan con la leyenda de Ficrea, por lo que surgió la inquietud de los ahorradores y del mismo síndico sobre si éstos pertenecieron a dicha empresa.

“El síndico designado en el presente concurso mercantil se percató de que en dichos vehículos, se percibe la leyenda ‘Ficrea’, para lo cual, acompañó una serie de fotografías de las que se puede constatar dicha situación”, se puede leer en la resolución del juzgado.

La resolución detalla que en el plazo mencionado, el SAE deberá informar el nombre de la persona, dependencia, entidad o institución que hizo la entrega de los vehículos involucrados.

Según dicha resolución, son 10 vehículos de los que se tiene la sospecha que pudieran estar relacionados con Ficrea, entre los que se encuentran un Mercedes Benz 2014, un Jaguar Coupe 2007, un Porsche Cayman 2009 y un Volkswagen Sedan clásico modelo 1951.

Según la interventoría, estos 10 vehículos sumarían un valor de entre 4 y 5 millones de pesos.

En su momento, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que el dinero venta de estos vehículos serviría para apoyar proyectos en los municipios más pobres del país, lo cual fue confirmado posteriormente por el SAE.

“Los recursos recaudados serán destinados a los municipios más pobres del estado de Oaxaca: Santo Reyes Yucuná y Santa María Zaniza, que de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, 99.9 y 99.7% de su población, respectivamente, se encuentra en situación de pobreza”, detalló el SAE luego del proceso de la subasta.

Pide lista de bienes

Además de que el SAE tendrá que informar de los detalles de dichos vehículos, este organismo también tendrá que precisar los bienes que le han sido entregados para subasta y que hayan pertenecido a Ficrea o a sus empresas hermanas, por las cuales supuestamente se triangularon los recursos de los ahorradores, que en este caso son Baus and Jackman, Leadman Trade, así como del dueño de todas éstas, Rafael Olvera Amezcua.

En caso de que el SAE no cumpla con esta resolución, podría hacerse acreedor a una multa, tal y como lo establece el artículo 269 de la Ley de Concursos Mercantiles.

En la actualidad, más de 4,000 afectados por el fraude de Ficrea han recibido casi 20% de lo que se les adeuda mediante el concurso mercantil.

Una de las causas de la lentitud de este proceso es porque el síndico ha tenido dificultades para que los bienes, que aseguró la entonces Procuraduría General de la República derivado de este fraude, no han sido traspasados al concurso mercantil, pues dicha instancia, ahora Fiscalía, no ha dado detalle de los bienes asegurados que podrían ser liquidados por Navarro Velasco para pagar a los defraudados.

[email protected]