La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), denunció que personas de la tercera edad que tienen como única fuente de ingresos intereses inferiores a 100,000 pesos anuales, no tienen derecho a hacer deducciones de gastos. Por tal razón está en espera de que se resuelva en definitiva los juicios promovidos a favor de ese tipo de causantes.

Se presentaron demandas de inconstitucionalidad del artículo 160 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta que les impide presentar declaración anual para hacer deducciones personales como gastos médicos, hospitalarios y funerarios tanto de sus dependientes como de los propios causantes.

La ombudsman fiscal confía en que los tribunales reconozcan el derecho humano fundamental al mínimo vital respecto de esta clase de pagadores de impuestos.

Explicó que en el sistema impositivo vigente en nuestro país, no tienen derecho a formular ninguna clase de deducción, acreditamiento, exención o algún otro mecanismo similar que asegure los recursos indispensables para vivir en forma digna a los contribuyentes que se encuentran en esa situación.

Dio a conocer que se ha detectado numerosos casos en que este tipo de ingresos, son obtenidos por un sector vulnerable, como es el de personas de la tercera edad, quienes han invertido los ahorros de su vida para tener una mejor calidad de vida y cuyos gastos médicos se incrementan sobre todo en los adultos mayores.

Calificó como de paradójico que si el adulto mayor recibe más de 100 mil pesos por año, en esos casos, sí procede la deducción de gastos médicos, ya que en la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece que se puede formular declaración anual.

leonor.flores@eleconomista.mx