Durante la actual administración, las aseguradoras han pagado la cantidad más alta por siniestros derivados de la violencia, informó Recaredo Arias Jiménez, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Las indemnizaciones pagadas por seguros de vida, derivados de muertes violentas y en el rubro de robo de autos asegurados fueron las más altas de la historia.

De 2005 al 2012, el cierre preliminar de julio llega a casi 500,000 vehículos asegurados que las compañías tuvieron que pagar por siniestros de robo.

En los seguros de vida, desde hace tres años, las indemnizaciones están en crecimiento. De acuerdo con estadísticas proporcionadas por la AMIS, durante el 2011 se registraron 14,762 fallecimientos de personas con una póliza de vida, de los cuales 1,674 fueron muertes violentas, es decir 11% de los casos.

El 66% de las muertes violentas en el 2011 es por ejecuciones, es decir, 1,111 casos.

La mayor parte de las indemnizaciones (164 pólizas de vida) sepagaron a empleados de gobierno; mientras que 159 casos se liquidaron a familiares de policías y empleados de vigilancia.

Durante el año pasado, las aseguradoras pagaron los seguros de vida de 133 trabajadores de la educación y 97 pólizas de jefes y supervisores administrativos del sector público y privado.

En el presente sexenio, las situaciones de robo en casa-habitación, dinero, valores, casa y comercio, también registraron incrementos importantes.

En conferencia de prensa, Recaredo Arias consideró que la situación de violencia y las indemnizaciones derivadas de ella es la acumulación de un fenómeno que crece con el paso del tiempo y no una situación que se da súbitamente.

Hemos trabajado con nuestras autoridades, particularmente a nivel federal, a nivel de Ejército, Marina y la Secretaría de Seguridad Pública, y en algunos aspectos también con la Secretaría de Gobernación, con el objeto de tomar medidas para combatir toda la parte del crimen , precisó Recaredo Arias.

NO MEJORA

Informó que durante el primer semestre del año, las aseguradoras pagaron 77,228 millones de pesos en indemnizaciones, principalmente en el rubro de vida, donde se erogaron 30,267 millones de pesos; le sigue el rubro de automóviles, donde se liquidaron siniestros por 17,794 millones de pesos.

Por accidentes y enfermedades, las aseguradoras pagaron 15,043 millones de pesos en daños sin autos, donde se engloban las pólizas agrícolas, de incendio y casa-habitación, se liquidaron 9,775 millones de pesos, y para pensiones 4,384 millones de pesos.

Las indemnizaciones pagadas durante el primer semestre del año fueron mayores a las erogadas en el mismo periodo del 2011.