Será esta semana cuando el Senado discuta y eventualmente avale la solicitud del presidente Felipe Calderón para modificar un convenio firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para aumentar de 1.52 a 1.87% las cuotas que México entrega a ese organismo financiero internacional.

El dictamen, que ya fue presentado en primera lectura el pasado 15 de diciembre, se prevé discutir en el pleno del Senado el próximo jueves, día en que retornarán a sus actividades ordinarias los legisladores para arrancar su último periodo ordinario de sesiones, ya que en septiembre habrán nuevos senadores electos en los comicios de julio.

En ese marco, el dictamen coincide con el presidente Calderón en su estimación de que el aumento de las cuotas equivaldría a 14,037.7 millones de dólares, a fin de que nuestro país contribuya a la estabilidad financiera mundial, dados los últimos acontecimientos de crisis en países de Europa.

El presidente Calderón argumentó que ese aumento tiene el propósito de reforzar al FMI para enfrentar los retos por la crisis financiera surgida en Europa. Otro argumento que ofreció el Ejecutivo fue que ese aumento de las cuotas permitirá a México incrementar su influencia dentro del organismo.

Las citadas medidas constituyen, en 65 años, de historia, la más profunda reforma de la estructura de gobierno del Fondo Monetario Internacional u la mayor transferencia de poder de voto de influencia a favor de los países de mercados emergentes y en desarrollo, reconociendo su importancia creciente en la economía mundial , precisó.

El incremento de la cuota sería de 145.%, al pasar de 3,6525.7 millones de DEG (Derechos Especial de Giro, la moneda del FMI), a 8,912.7 millones de DEG, equivalente a 14,097.7 millones de dólares.

Con este incremento la participación de nuestro país en relación con las cuotas totales del organismo pasará de 1.52 a 1.87%, lo que implica que la posición de México suba del lugar 16 al 14, así como que aumente su poder de voto de 1.47 a 1.80 por ciento.

Así, el incremento de la cuota significa para México una mayor influencia en la toma de decisiones en los órganos de gobierno del FMI. Adicionalmente, el referido incremento mejorará las condiciones para ejercer los derechos que México tiene como miembro de la institución, así como su acceso a los recursos del mencionado organismo internacional, en el caso de ser necesario , expone el dictamen.

El Ejecutivo federal explicó que el 25% del incremento de cuota se pagaría en DEG o en moneda de libre uso, y el 75% restante en moneda nacional. Explica ese 25% sería pagadero en divisas que forman parte de las reservaciones internacionales de México.

Sin embargo, aseguró ello no disminuye las reservas internacionales del Banco de México, toda vez que únicamente se trata de un cambio en la composición de dichas reservas . Tampoco se vería afectada la situación financiera del Banxico, ya que el incremento de la cuota significa únicamente un intercambio de activos.

klm