Para el próximo año, con las modificaciones a la reforma fiscal sobre ampliar el límite de deducciones a instrumentos de inversión de largo plazo se permitirá que las ventas del seguro de pensiones se recuperen, coincidieron expertos.

Rodrigo Aburto, socio de la consultora PwC, comentó que en la Ley de Ingresos de la Federación del 2016 se contemplaron incentivos fiscales para las personas físicas que realicen ahorros a largo plazo.

En la reforma fiscal del 2014 se vio un impacto en los seguros de gastos médicos y en el de pensiones. Con las modificaciones de este año se abrieron varias de las deducciones a planes privados de retiro, cuentas personales especiales para el ahorro y primas de seguros basados en planes de pensiones .

De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), al cierre de septiembre, la venta de pólizas del seguro de pensiones cayó 3.6%, respecto del mismo periodo del 2014, pasando de 15,877 millones de pesos a 15,306 millones de pesos.

Para la AMIS, este ramo tiene perspectivas positivas, dado que la Ley de Ingresos de la Federación del 2016 contempla estímulos para el ahorro de largo plazo por medio de incentivos fiscales.

Detalló que al modificar el último párrafo de la facción V del artículo 151 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, las personas físicas podrán deducir la cantidad que resulte menor entre cinco salarios mínimos anuales (126,180 pesos) o 15% de los ingresos generales de los contribuyentes.

Cabe mencionar que el seguro de pensiones también ha disminuido su participación en el mercado: en el 2014 representaba 6.2%, mientras que para el cierre de septiembre de este año bajó a 5.3 por ciento.

Más incentivos

Miguel Medellín, director comercial de la aseguradora PanAmerican, refirió que al limitar las deducciones en 10% con un tope de cuatro salarios mínimos sí desincentivó el que la gente utilizara o adquiriera algún seguro.

Hay una buena intención de devolver a las personas físicas el tope de deducibilidad, lo cual nos va a ayudar para que la gente deje de percibir que el seguro es un gasto. Pero es visible que deben existir otro tipo de alicientes para fomentar más la cultura del seguro .

Al respecto, el analista de PwC indicó que en varios países de Europa a las empresas se les obliga a ofrecer a sus trabajadores esquemas de ahorro para su pensión, y el empleado decide si lo toma o prefiere ahorrar por su cuenta.

Es obligación de la compañía ofrecer estos esquemas, y al hacerlo se le brindan beneficios fiscales. Ésta es una iniciativa a nivel global que está en proceso; podría ayudar a que el seguro de pensión también tenga un crecimiento relevante .

En este sentido, Julio Méndez, CEO de Old Mutual en México, mencionó que en el país sólo 2,300 empresas ofrecen Planes Privados de Pensiones como una prestación; es decir, una parte del salario del trabajador se destina a este esquema.

Antes de la reforma fiscal, las empresas podían deducir a 100% las aportaciones a estos planes, pero con la reforma esta deducción se redujo a la mitad. Entonces, las pocas empresas que hacían este esfuerzo lo vieron como un desincentivo, expuso.

Expresó que con la devolución de incentivos fiscales a las personas físicas tiene la esperanza de que en el próximo Paquete Económico del 2017 se devuelvan también los incentivos a las personas morales, es decir, a las empresas.

Recordó que la declaración anual del 2015 se presentará en el 2016, por lo que todavía no entrarían los nuevos cambios de deducibilidad; sino que hasta la declaración anual del 2016, que se presenta en el 2017, ya entrarían las nuevas deducciones.

[email protected]