Tendrán que pasar, por lo menos, 20 años para que el retraso en la cultura del seguro en el país termine, dijo Xavier de Bellafon, presidente de Axa.

En otras naciones como Gran Bretaña, el sector asegurador representa como parte de su Producto Interno Bruto (PIB) 16%; en Chile y Brasil 3 y 3.5%, respectivamente. Mientras en México, sólo alcanzó el año pasado 1.9 por ciento.

Al respecto, el directivo de la Asociación Mexicana de Instituciones y Seguros, (AMIS), Recaredo Arias, comentó que el país tiene un enorme reto en materia de aseguramiento; se espera que para el 2010, se mantenga en 1.9 % o de ser posible, conforme con el plan de expansión de mercado, rebase 2 por ciento.

Añadió que el rezago en el sector es debido a que las personas no saben de la importancia de adquirir un seguro, que éste no constituye un gasto sino una inversión, por lo que el costo de la prima, finalmente, será mucho menor que la pérdida del patrimonio.

Aunque el verdadero problema radica en la escasa cultura del seguro que tienen los mexicanos, coincidieron titulares del sector.

El seguro del automóvil reportó un decremento de casi 1%, es decir que sólo están asegurados 11 millones de autos, lo que representa 47% del parque vehicular.

En el ramo del sector salud, en gastos médicos 2.6% de la población está asegurada, lo que representa alrededor de 700,000 personas.

En seguros para vivienda, sólo 5% de las casas habitación están aseguradas, de acuerdo con datos del último reporte trimestral del 2009 de la AMIS.

Por tanto, este sector se desarrollará en el mediano y largo plazo, con respecto a cobertura de seguros, comentó Recaredo Arias

Para Norma Alicia Rosas, vicepresidenta de Análisis Sectoriales de la Comisión Nacionalde Seguros y Fianzas (CNSF), el rezago en materia de seguros se debe a que no existen programas por parte del gobierno que obliguen la contratación de un seguro y que éstos no se relacionan con programas mixtos, en el cual exista un seguro obligatorio.

Así como el bajo nivel de contribuciones en los sistemas de pensiones, ya que es un esquema relativamente nuevo que se implementó en 1997, contrario en otros países como Chile que su modelo tiene mayor acumulación por ser 15 años anterior al de México.

Un mejor panorama

Recaredo Arias expuso que como sector asegurador tienen que diseñar productos adecuados a las características de los distintos estratos de la población.

Destacó que dentro de los esfuerzos se está tratando de llegar a toda la población, con el desarrollo de instrumentos como los microseguros que ya se lanzaron al mercado, aunque falta mayor penetración a más mexicanos .

A su vez, la Vicepresidenta de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas se refirió a los microseguros y precisó que deben ser productos fáciles de entender para el segmento de bajos recursos: Son productos nuevos en el mercado nacional y no hay confianza por parte de los mexicanos .

Xavier de Bellafon dijo que las compañías de seguros deben crear productos más alcanzables, que estén pensados en las necesidades de los clientes.

Se deben implementar mejores campañas publicitarias para persuadir a la gente de los beneficios que conlleva obtener un seguro en sus diferentes modalidades.

mdionisio@eleconomista.com.mx