Barclays, entidad financiera de origen británico, se está preparando para mudar su sede central europea a Dublín, la capital de Irlanda; esto una vez que el Reino Unido (RU) salga de la Unión Europea (UE), reportó la agencia Reuters.

Hemos dejado en claro en reiteradas oportunidades que vamos a hacer planes para una serie de contingencias por el Brexit, incluyendo la construcción de mayor capacidad en nuestras operaciones existentes en Dublín , dijo a la agencia un portavoz de Barclays en Londres.

Identificar espacio de oficina disponible es una parte necesaria y predecible de ese proceso de planificación de contingencia , agregó.

La firma actualmente cuenta con una pequeña unidad en la capital irlandesa, en la que laboran poco más de 100 personas dirigidas por Sasha Wiggins.

También se informó que Barclays sumaría a cerca de 150 funcionarios a sus operaciones en esa ciudad, por lo que se está poniendo en contacto con los organismos reguladores de la misma, para poder expandir sus operaciones.

A pesar de que Barclays tiene dos licencias bancarias en Europa, una en Francia y otra en Irlanda, Dublín parece la decisión correcta de acuerdo con analistas; primero por el idioma y segundo por las restrictivas leyes laborales del país galo.

Así, la entidad financiera se une a los bancos y aseguradoras globales que han empezado a indicar la ruta de acción a tomar para lidiar con una salida dura de la UE; esto después de que la primera ministra, Theresa May, afirmara que el RU abandonará el mercado común europeo.

ÉXODO

Actualmente Londres es el centro neural de la actividad financiera en el viejo continente, y hasta el momento se había mantenido como la base de operaciones de diversos bancos internacionales que operan en la UE.

No obstante, son diversas las firmas que hablan del traslado de sus operaciones.

El miércoles, Citigroup informó que también tiene previsto tomar una decisión sobre su plan de contingencia al buscar otro lugar donde establecer sus oficinas, y destacó Alemania, España, Irlanda, Francia, y Holanda como posibles destinos.

UBS, HSBC, Goldman Sachs y JPMorgan son otras de las entidades que han expresado su intención de irse de territorio británico. HSBC informó que mandará a 1,000 banqueros a Francia dependiendo del trato que se concrete entre Londres y Bruselas; UBS expuso que serían Madrid o Frankfurt el destino de 300 banqueros de inversión; en Goldman Sachs se llegó a mencionar que 6,000 empleados dejarían el Reino Unido; y JPMorgan manifestó antes del referéndum que decidió el Brexit, la posibilidad de trasladar a 4,000 empleados.

Ante la ola de declaraciones y planes de contingencia esbozados por los bancos, varias ciudades europeas han empezado a apuntalarse para atraer a las instituciones, entre las urbes en pugna por albergar a los grandes bancos destacan Madrid, Frankfurt, Ámsterdam y el propio Dublín.

Tal es el caso que Frankfurt planea reunirse con cerca de 20 banqueros el próximo lunes, con el fin de dar una visión general a aquellas instituciones que busquen trasladar sus operaciones a Alemania y será Banfin, el supervisor financiero alemán, el que indicará las directrices a las firmas interesadas.