Madrid.- La moneda única de Europa se acercaba a su mayor alza semanal en más de un año, debido a un alivio de las preocupaciones por la salud financiera de España y a que el bloque detalló un plan para revelar los resultados de las pruebas de resistencia a sus bancos.

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, dio un voto de confianza al Gobierno español al afirmar en una visita a Madrid que sus planes de reforma van "absolutamente en la dirección correcta".

Los comentarios y la disposición de España a hacer públicas las pruebas de resistencia a sus bancos despejó las preocupaciones respecto a que el país podría recurrir una red de seguridad de 500,000 millones de euros (613,200 millones de dólares) para frenar el contagio en la zona euro de la crisis de Grecia.

El euro se mantenía cerca de un máximo de tres semanas contra el dólar cerca de 1.24 dólares, bastante por encima del mínimo de cuatro años de 1,1876 dólares que registró el 7 de junio y con una ganancia semanal de cerca del 2 por ciento, el mayor avance desde mayo del 2009.

La prima de riesgo que los inversionistas demandan por tener bonos españoles en vez de los alemanes de referencia cayó a 192 puntos básicos después de tocar un máximo en la historia del euro de 238 el jueves. La bolsa española subió un 2.2%, impulsada por las acciones bancarias.

Ligero cambio de ánimo

"Ha habido un ligero cambio de ánimo", dijo Mike Lenhoff, estratega jefe de Brewin Dolphin Securities en Londres. " Parece que los esfuerzos de políticas está comenzando a rendir frutos", agregó.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, dijo en Florencia que las pruebas a los bancos europeos que buscan saber si cuentan con capital suficiente para enfrentar crisis financieras serían ampliadas para incluir a mucho más que las 25 grandes instituciones de la región.

Los líderes de la UE concordaron sobre la medida después de que Francia y España respaldaran la iniciativa, prometiendo revelar las pruebas banco por banco a fines de julio.

"Si es bien ejecutada, creemos que esto probablemente ayude a la confianza del mercado, aunque todavía está lleno de preguntas abiertas sobre cuán definitivas serán estas pruebas", comentaron analistas de Morgan Stanley en una nota.

Situación de los bancos

Entre aquellas interrogantes estaba si los países serán capaces de obligar a los bancos reacios a informar sus detalles financieros y que prefieren mantener sus secretos resguardados. La ley alemana, por ejemplo, lo prohíbe.

Consultado sobre el tema, el portavoz del Ministerio de Finanzas germano Michael Offer admitió que Berlín podría no obligar a los bancos a revelar los resultados de sus pruebas, pero que esperaba que la presión de sus pares los convenciera de ser más transparentes.

Tampoco estaba claro qué criterio usarían los reguladores para desarrollar las pruebas.

Un funcionario francés dijo que los escenarios usados en las pruebas hasta ahora no incluyeron el riesgo de una cesación de pagos o de reestructuración de deuda soberana en la zona euro.

Una alta fuente de la zona euro dijo que las pruebas simularían una desaceleración en el crecimiento y subrayarían las tenencias de activos soberanos.

El presidente del Bundesbank, Axel Weber, ha llamado a Europa a ir adelante con un nuevo conjunto de pruebas que incluirían escenarios de crisis más drásticos.

Carta de Obama

Estados Unidos ha estado presionando a Europa para que desarrolle evaluaciones transparentes de la salud de sus bancos, una estrategia usada exitosamente por el Gobierno de Barack Obama para recuperar la confianza en las firmas de Wall Street en medio de la crisis financiera global en el 2009.

En una carta a los líderes de los países miembros del G-20 publicada el viernes, Obama llamó que Europa a hacer más por enfrentar la incertidumbre sobre los balances de los bancos.

También llamó a que otras grandes economías impulsen la demanda del sector privado, justo cuando Alemania presiona a sus socios de la UE a implementar estrictas medidas de austeridad.

La UE realizó una prueba de resistencia a todo su sector bancario el año pasado, pero hasta ahora había resistido la presión de divulgar los resultados por país o por banco.

Aunque estas pruebas podrían devolver la confianza de los inversores en algunos bancos, podrían también obligar a los gobiernos a recapitalizar a aquellos que siguen frágiles, una medida que sería muy impopular en momentos en que los ciudadanos europeos enfrentan recortes presupuestarios.

El mayor banco español, Santander, cuyas acciones subieron un 3.5% el viernes, ha dicho que espera que las pruebas de resistencia demuestren que la gran mayoría de la banca de su país es sólida.

" La publicación de los estrés tests de nuestras entidades financieras es la respuesta a buscar más confianza, no hay mejor receta para generar confianza que la transparencia", dijo el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero tras una reunión con Strauss-Kahn.