El confinamiento ha transformado la vida de todas las personas, repercutiendo la forma de operar de las uniones de crédito.

Durante la pandemia, la mayoría de las Uniones de Crédito (UC) han trabajado desde casa, prácticamente todas las entidades lograron subir sus operaciones y el trabajo remoto de una forma muy eficiente, así lo comentó Luis Morales Robles, presidente del Consejo de Uniones de Crédito, mejor conocido como ConUnión.

“Hay diferentes estructuras tecnológicas que nos permitieron lograr la eficiencia en la operación, pero lo más importante fue y es procurar la protección del personal”, dijo Morales en entrevista virtual con El Economista.

 Explicó que es fundamental mantener los requerimientos normativos como sector financiero no regulado, donde se deben priorizar la atención a los socios en toda la República Mexicana.

“Las Uniones hemos utilizado diferentes tácticas para el buen desarrollo de las operaciones, nos replegamos en la primera etapa del confinamiento causada por el virus”, dijo Morales, quien también es el director general de Unicco.

Operación

“Muchas UC cerraron por algunos meses, la generación de nuevos créditos. Y prácticamente todas las Uniones trataron de privilegiar la liquidez que fue el principal riesgo que hemos tratado de proteger.

“A la vez, que hemos activado protocolos, informes, reportes y tableros de control con el enlace permanente y rápido por parte de las autoridades regulatorias. Hay reportes diarios, donde a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que a través de esta estrategia le permite tomar el pulso de la liquidez, la solvencia y la estabilidad de las UC”, dijo Morales.

Explicó que todas las UC en diferentes magnitudes tomaron acciones al unísono sobre los

Criterios Contables Especiales que al respecto de la contingencia emitió la CNBV.

“Creo que hemos podido dar el apoyo a los socios con las facilidades administrativas. Hay muchos retos, estamos viviendo un tiempo diferente con cambios a una velocidad inigualable, cambios fuertes”, dijo el líder del Consejo que tiene más de 40 UC asociadas.

Consecuencias

“Vendrá un relativo deterioro de la calidad de la cartera crediticia, por obvias razones en la disminución significativa en la generación de recursos operativos donde se ubica la actividad económica de nuestros socios.

“Me parece que a los socios les costará más trabajo pagar. Tenemos que ser muy astutos, agiles y todo dentro del marco de la Ley, para poder reestructurar los créditos y dar el plazo suficiente para que la reactivación económica de nuestras carteras crediticias pueda generar los ingresos suficientes para evitar un deterioro de cartera. Sí, creo que vamos a ver morosidades elevadas, como de hecho ya las estamos palpando”, mencionó Luis Morales Robles.

Análisis

ConUnión desarrolló el estudio “El Covid-19 y sus efectos en el sector de Uniones de Crédito, donde se especifica que “a partir del mes de abril de 2020, las uniones iniciaron con sus socios los esquemas de diferimiento de pago parcial de intereses, de principal o ambos, contando con un periodo de cuatro meses para la formalización de su aplicación.

“Vislumbrando la opción de solicitar a la CNBV, a través de ConUnión, la extensión de este plazo o el alcance de las medidas, derivado de la falta de certidumbre en referencia a la duración de la pandemia y la capacidad de recuperación de las empresas e industrias, identificando algunos sectores que han sido o es previsible resulten los más afectados”.

Posiciones

El estudio establece que el rendimiento y capital actual de las UC ayuda a determinar su posición de cara a cada uno de los posibles escenarios de consolidación:

1. Independientes. Se encuentran las UC que mantienen buenos niveles de capitalización y rentabilidad, pudiendo mantenerse operando como hasta ahorita lo han hecho, buscando crecer de manera rentable.

2. Integrantes: Se consideran las Uniones con un buen desempeño y que enfrentan constantemente el reto de hacerse más grandes sin disminuir su rentabilidad. Son potenciales adquirientes de jugadores en posiciones menos favorables.

3. Vulnerables. Se ubican las UC que previo a la pandemia, y a sus efectos negativos en la economía, ya se encontraban en incumplimiento o podrían estar expuestas a ello ante la autoridad respecto a los niveles de capitalización.

4. Objetivos. Se ubican las UC con bajo desempeño que, en caso de ser consolidados por otras UC, podrían lograr mayor eficiencia, ya sea en costo o sinergia.

Oportunidades

Luis Morales consideró que para muchas UC existe una oportunidad de reinventarse, sin embargo, para otras existe un riesgo de no continuar como hasta ahora.

“Es fundamental tomar medidas ágiles, efectivas y preventivas, encaminadas a un beneficio de las pymes socios de las Uniones de Crédito”, concluyó el presidente de ConUnión.

[email protected]