Para reforzar la prevención de blanqueo de capitales y financiamiento al terrorismo, las autoridades deben de elevar el nivel de cumplimiento en los reportes que tienen que realizar las organizaciones dedicadas a las actividades vulnerables, indicó Salvador Díaz de León, presidente de la Asociación de Prevención de Lavado de Dinero y Delitos Económicos (ASPLDE).

En entrevista, Díaz de León habló sobre los riesgos de lavado de dinero que se acentúan ante la emergencia del coronavirus, como, por ejemplo, robo de información, fraudes cibernéticos, venta de medicamentos falsos, lo que hace que tanto las entidades financieras, como las actividades vulnerables, no deban de relajar sus niveles de cumplimiento en materia antilavado.

“Al día de hoy, México afronta grandes retos y sin duda tiene importantes áreas de oportunidad en el tema de lavado de dinero y delitos económicos, no sólo en las entidades financieras sino para las actividades vulnerable... Los sujetos obligados (a la prevención de lavado de dinero) no deben de relajar por ningún motivo el tema del cumplimiento, porque nos enfrentamos a nuevos riesgos y a nuevas modalidades de delitos económicos”, detalló.

De acuerdo con el presidente de la Asociación que representa a alrededor de 250 oficiales de cumplimiento en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, con los riesgos del Covid-19, las autoridades en México han sido reactivas y proactivas al brindar apoyo a todos los sujetos obligados.

“La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) o la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) están preocupadas y ocupadas haciendo su labor, que es titánica porque están operando con el mínimo de personal y haciendo grandes esfuerzos. La supervisión sigue, los reportes siguen... las autoridades han estado atentas emitiendo comunicados y guías al respecto”, detalló el presidente de ASPLDE.

En este contexto, Díaz de León resaltó que las empresas con alguna actividad vulnerable, deben de tener mayor exigencia en la materia, por ejemplo,  deben ser  obligadas a contar con un oficial de cumplimiento certificado por alguna autoridad para reforzar la lucha antilavado.

Oficial de cumplimiento, es fundamental

“El tema de la supervisión de las actividades vulnerables debería ser más riguroso, deben de tener un oficial de cumplimiento certificado, porque en la actualidad sólo tienen una persona designada para mandar los avisos a la autoridad”, comentó Díaz de León.

“Es recomendable  elevar el tema de supervisión de las actividades vulnerables, mejorar la capacidad técnica  y operativa que tienen para prevenir el blanqueo de capitales y de los mecanismos y herramientas que están obligados a utilizar”.

Las actividades vulnerables son aquellas que, por su naturaleza, conllevan un riesgo de lavado de dinero en su desarrollo, por ejemplo, la comercialización de vehículos, joyas, bienes inmuebles, juegos o sorteos, entre otras. En este contexto, tienen que reportar las operaciones que realizan, y que rebasen ciertos umbrales, a la UIF por medio del Servicio de Administración Tributaria.

Díaz de León indicó que ante la contingencia del Covid-19, un reto importante para los sujetos obligados es tener planes de continuidad de negocio que respondan a dicha emergencia.

[email protected]