El 30 de marzo, el gobierno federal emitió un acuerdo en donde se ordenaba la suspensión de las actividades no esenciales, la medida se extenderá hasta el 30 de mayo, lo cual detonó que una gran cantidad de pymes se encuentre con problemas económicos para subsistir y continuar con sus operaciones.

Se estima que el Covid-19 impactará en el crecimiento del Producto interno bruto (PIB) global y el consumo en la industria del retail se verá afectado en el corto plazo. Aunque se estima que el brote será un evento de corto tiempo, tendrá un alto impacto, por lo que se espera que los consumidores a nivel global reducirán el gasto discrecional en los siguientes meses.

De acuerdo con Nafin, actualmente existen en el país 4.2 millones de unidades económicas, 99.8 son pymes, lo que representa 52% del PIB, además de que otorgan 78% del empleo existente.

En el marco del webinar “¿Cómo gestionar una crisis laboral derivada de la emergencia sanitaria por el Covid-19?”, organizado por la consultoría EY México, los especialistas refieren que se trata de una crisis que tiene profundas repercusiones para las empresas a nivel mundial, desde el cierre total o parcial de las fábricas, a las disrupciones en la cadena de suministros, a la escasez de mano de obra y a la tensión del flujo de caja; las empresas están sintiendo la conmoción comercial y financiera.

Marco González, socio de People Advisory Services Performance de EY, señala que en un momento de crisis todos los sectores resultan afectados, sin embargo, se debe priorizar la continuidad operativa del negocio, pero también conservar los empleos.

“El foco es cómo asegurar la continuidad del negocio, si bien es cierto que en momentos de crisis, las organizaciones tienen que reenfocar su energía para poder determinar cuáles son los pasos a seguir en el corto plazo para mitigar los efectos y en el mediano y largo plazos para saber cómo nos reinventamos”, señaló.

Asimismo, Diego González, associate partner de EY Law Laboral, menciona que en caso de no ser una empresa que desempeñe una actividad esencial el impacto económico ya está presente, pero las que tienen actividades esenciales también empezarán a enfrentar problemas de cartera vencida.

“Las empresas cuando están en crisis tiene un enfoque de sobrevivencia, buscan mantener el negocio operativo, proteger e identificar cuáles son los aspectos a los que son vulnerables, no sólo por el contagio, sino por el económico, el aspecto laboral. Sin embargo, no pueden estar mucho tiempo en sobrevivencia, necesitan enfocarse en un siguiente nivel al que llamamos seguridad y continuidad operativa”.

alba.servin@eleconomista.mx